17 de junio de 2010

Honduras.- La comisión que estudiará el regreso de Honduras a la OEA podría quedar constituida esta semana

Estará formada por representantes de Estados Unidos, Canadá, México, Ecuador y Perú

TEGUCIGALPA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Honduras, Mario Canahuati, anunció este jueves que la comisión de alto nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se encargará de evaluar las condiciones jurídicas y políticas del país para promover su regreso al organismo regional, podría quedar constituida esta misma semana.

"La comisión queda integrada esta semana, significando que para la próxima semana la comisión esté visitando Honduras para hacer las evaluaciones respectivas. Estoy seguro que lo van a hacer en forma objetiva para presentar el informe final el 30 de julio", dijo Canahuati en una rueda de prensa.

El canciller aseguró que desde el Gobierno se otorgará a los integrantes de la comisión "todo el apoyo para que el trabajo de ellos sea realizado de forma rápida, eficiente y transparente" con el fin de normalizar las relaciones del país centroamericano con la región lo antes posible.

Este grupo de trabajo estará formado por representantes de Estados Unidos, Canadá, México, Ecuador y Perú, además de por otro de los países caribeños y dos de los centroamericanos, posiblemente uno de ellos nicaragüense, según indicó Canahuati basándose en informes oficiales.

Por su parte, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, anunció el inicio de las reuniones para nombrar a los comisionados que continuarán durante varios días y que se desarrollarán en la sede de la organización en Washington.

Una vez constituida la comisión, está previsto que sus miembros se entrevisten con representantes del Gobierno de Porfirio Lobo y del de su antecesor en el cargo Manuel Zelaya. El objetivo de estos encuentros es conseguir que el ex mandatario regrese al país "en una condición que no sea humillante y sin ser sometido a la justicia de quienes lo derrotaron".

Uno de los principales obstáculos para la normalización de las relaciones entre Honduras y el subcontinente ha sido su negativa a conceder una amnistía absoluta al ex dirigente, impidiendo así en al práctica que regrese al país. De hecho, esta ha sido la principal reivindicación de Zelaya, que exige la retirada de todas las acusaciones formuladas en su contra y en la de sus colaboradores.

El país centroamericano fue expulsado de la OEA el pasado 28 de junio cuando un grupo de militares derrocó a Zelaya y situó en el poder al hasta entonces presidente del Congreso Roberto Micheletti, quien ejerció de mandatario interino hasta las elecciones de noviembre que dieron la victoria a Lobo. Sin embargo, los países de la región se niegan a reconocer su Gobierno por considerar que es fruto de unos comicios auspiciados por el Gobierno 'de facto'.