1 de septiembre de 2013

Honduras.- El Congreso hondureño elige nuevos fiscales en medio de acusaciones de soborno por parte de la oposición

TEGUCIGALPA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de Honduras ha nombrado este domingo a Óscar Chinchilla, anterior presidente de la Corte Suprema de Justicia, como fiscal general y a Rigoberto Cuéllar, antiguo ministro de Medioambiente, como su adjunto en medio de fuertes protestas y acusaciones lanzadas por la oposición, quien denuncia que desde instancias del Gobierno se ha sobornado a diputados para votar a favor de ellos.

Tras una maratoniana e intensa jornada de votación, que se extendió hasta altas horas de la noche, finalmente el presidente de la Cámara, Mauricio Oliva, anunció que por 92 votos a favor y 39 en contra se producían los nuevos nombramientos, según ha publicado el rotativo hondureño 'La Prensa'.

Uno de los cinco candidatos que aspiraba a uno de los puestos, el que fuera magistrado del Supremo Ivis Discua, renunció a su aspiración y denunció que el Partido Nacional (PN) ya había elegido a los dos nuevo titulares la pasada noche y que solo buscaba poner a un fiscal sumiso que tapara la corrupción de la clase política nacionalista.

Los dos juristas nombrados reemplazarán al fiscal general, Luis Rubí, quien admitió verse incapaz de frenar la creciente ola de violencia en el país, y a su adjunto, Roy Urtecho, que renunciaron a sus cargos en junio tras ser suspendidos por el Congreso en abril, teniendo el Gobierno del PN que cambiar la legislación vigente para poder hacerlo.

A las afueras del Congreso, centenares de hondureños protestaron condenando la nominación de los cinco candidatos a los cargos de fiscal general y adjunto. Además de los supuestos casos de compra de votos, también denuncian que la nueva elección no solucionará las fallas del mandato anterior.