1 de junio de 2011

Honduras.- Ecuador reitera que no apoyará el retorno de Honduras a la OEA

QUITO, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Ecuador no apoyará el retorno de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA) hasta que el Gobierno de Porfirio Lobo no cumpla con todas las condiciones establecidas como la investigación de las violaciones a los Derechos Humanos cometidas durante el golpe de Estado contra el expresidente Manuel Zelaya.

El Gobierno de Rafael Correa fue el único país que dio su voto contra la propuesta de convocar una Asamblea General Extraordinaria que se realizará este miércoles en la sede de la OEA en Washington, la cual podría definir el regreso de Honduras al sistema interamericano como miembro pleno, después de casi dos años.

La embajadora permanente de Ecuador ante la OEA, María Isabel Salvador, ha afirmado este miércoles que el Gobierno de Correa mantiene la misma postura y, aunque reconoce que están "esos en esta decisión", consideran que las exigencias impuestas a Tegucigalpa no se han cumplido.

Honduras fue expulsada de la OEA el 4 de julio de 2009, poco después del derrocamiento de Zelaya. Su reincorporación al sistema interamericano estaba condicionado a la suspensión de todos los juicios contra el exmandatario y su posterior regreso a Tegucigalpa, requisito que se cumplió finalmente el pasado sábado. Pero además habían exigido a Lobo investigar a los militares que estuvieron detrás del golpe de Estado y los supuestos delitos cometidos por el gobierno 'de facto'.

Según Ecuador, hasta la fecha sólo se han cumplido los primeros requisitos, mientras que los restantes todavía están pendientes. El regreso de Zelaya a Honduras "sin duda es algo muy importante, sin embargo, no es el único parámetro que se debía considerar", ha explicado Salvador en declaraciones al portal 'Ecuadorinmediato'.

Salvador ha denunciado que "muchos" de los responsables del derrocamiento de Zelaya el 28 de junio de 2009 "se encuentran en el presente ejerciendo altos cargos públicos en el Gobierno de Honduras", presidido desde enero de 2010 por Porfirio Lobo. "Es evidente que no se puede permitir la impunidad de actores de un golpe de Estado, que causaron en su momento graves problemas al país", ha enfatizado.

"En esa medida, si bien el presidente Zelaya está de vuelta, confiamos y esperamos que su situación en Honduras sea segura efectivamente, que aquellos juicios que han sido levantados (anulados) no sean reiniciados de alguna manera", ha insistido la diplomática.

Correa fue uno de los presidentes que condenó el golpe de Estado y no reconoció al gobierno interino que estuvo encabezado por Roberto Micheletti, expresidente del Congreso de Honduras. Pero además formó parte del grupo de gobiernos que ofreció públicamente apoyo a Zelaya durante los 23 meses que estuvo en el exilio.