22 de octubre de 2009

Honduras.- Efectivos antidisturbios impiden una marcha del Frente de Resistencia contra el golpe de Estado

TEGUCIGALPA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Efectivos antidisturbios impidieron este jueves una marcha del Frente de la Resistencia contra el golpe de Estado en Honduras que tenía previsto celebrarse en el centro de Tegucigalpa para denunciar la obstrucción del Gobierno 'de facto' que encabeza Roberto Micheletti para encontrar una solución a la crisis política que vive Honduras desde el golpe de Estado del pasado 28 de junio.

La Policía controlada por el Gobierno interino ha comenzado a exigir la necesidad de contar con permisos para realizar manifestaciones con 24 horas de antelación a la marcha, informa el canal TeleSur.

El diálogo entre los emisarios del presidente 'de facto', Roberto Micheletti, y del mandatario depuesto Manuel Zelaya permanece estancado desde que inició el pasado 7 de octubre, bajo la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA) por su desacuerdo sobre el punto más crítico de la negociación: la restitución de Zelaya antes de la celebración de las elecciones presidenciales previstas para el próximos 29 de noviembre, tal y como reclama la comunidad internacional.

El equipo negociador de Zelaya ha asegurado en un comunicado este martes que no volverá a la mesa de negociaciones hasta que Micheletti presente propuestas serias para resolver el conflicto en Honduras. No obstante, presidente derrocado ha aceptado seguir manteniendo abierto el diálogo, más allá de la fecha límite que, teóricamente, venció el pasado 15 de octubre.

"El señor Roberto Micheletti no ha demostrado voluntad política y sigue empeñado en utilizar el diálogo como un simple mecanismo de distracción política y calculada demora para ganar tiempo y prolongar su ilegal y arbitraria permanencia en el ejercicio del gobierno", advierte en el comunicado.

Micheletti defiende que se celebren los comicios en fecha prevista y que la Corte Suprema de Justicia y el Congreso del país se pronuncien sobre la restitución o no de Zelaya en el cargo, mientras que Zelaya considera que las elecciones no tendrán legitimidad si antes no es restituido en el cargo y, asimismo, considera que debe ser el Congreso el que determine si puede volver o no al cargo.