30 de septiembre de 2009

Honduras.- El embajador español no ve "ninguna esperanza de diálogo" entre las partes tras la vuelta de Zelaya

BRUSELAS, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El embajador de España en Honduras, Ignacio Rupérez Rubio, aseguró hoy que tras la vuelta a Honduras del presidente depuesto, Manuel Zelaya, la situación "no ha hecho más que empeorar" y consideró que en este momento no hay "ninguna esperanza de diálogo" entre Zelaya y el gobierno 'de facto' de Roberto MIcheletti.

"No es fácil encontrar una solución para salir (de la crisis). La mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA) no ha aportado nada concreto, pero es importante mantener un diálogo. Debemos continuar haciendo presión", explicó Rupérez Rubio en declaraciones a la página web de la presidencia sueca de la UE.

"La situación, ya complicada, no ha hecho más que empeorar desde la vuelta de Zelaya al país. No hay actualmente ninguna esperanza de diálogo entre las dos partes implicadas", añadió.

El embajador español se encuentra en El Salvador después de que los Estados miembros con representación diplomática en Honduras llamaran a consultas a sus embajadores como medida de presión contra el gobierno de Micheletti. La semana pasada, la UE y la OEA acordaron la vuelta de sus embajadores para contribuir al diálogo entre las partes, habida cuenta de que Zelaya estaba de vuelta en Honduras.

Sin embargo, tras el acuerdo para el regreso de los embajadores el gobierno de facto hizo saber al diplomático español "que no es bienvenido" en el país, según el sitio de la presidencia sueca. Los representantes diplomáticos de los países que rompieron relaciones con Honduras no están autorizados a entrar en el país centroamericano si no aceptan negociar con el gobierno de Micheletti.

El propio Rupérez Rubio explica en esta entrevista que el personal de la Embajada española en Honduras ha recibido un "ultimátum de diez días" para cerrar la legación, "aunque no están obligados a dejar el país". Por el momento, el embajador está "a la espera" de instrucciones, consciente de que su entrada en el país podría "complicar" aún más la situación.

Respecto a la falta de avances para una solución a la crisis en Honduras, el embajador español recordó que la Unión Europea ha exigido la vuelta del orden constitucional y ha congelado las ayudas comunitarias a las instituciones del Estado. "Pero hasta ahora (estas acciones) no han tenido resultado", lamentó.

Al contrario que España, Suecia, país que ocupa este semestre la presidencia de turno de la UE y que dará el relevo a los españoles en enero, no cuenta con Embajada propia en Honduras, por lo que el embajador español representa a la presidencia europea ante Honduras.