21 de enero de 2010

Honduras.- La encargada de negocios de Honduras en España denuncia la precaria situación de la embajada tras el golpe

MADRID, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La encargada de negocios de la embajada de Honduras en España, Yolanda Reyes, denunció este jueves la precaria situación en la que se encuentra la sede diplomática después de que su antecesor en el cargo, José Eduardo Martell Mejía, se llevara todo el material y los documentos contenidos en el edificio a su salida del país.

Martell Mejía fue destituido en el cargo por el presidente derrocado, Manuel Zelaya, y expulsado de España después de que se manifestara a favor del golpe de Estado del pasado 28 de junio que las autoridades españolas condenaron desde sus inicios.

A su salida del país el diplomático hizo acopio de todo el material existente en la sede diplomática, incluyendo pasaportes, sellos de la embajada, timbres del Estado y de la sección Consular, así como de toda la información contenida en el sistema informático del edificio, según afirmó Reyes en conversación telefónica con Europa Press.

"Nos dejaron bloqueado el acceso a los ordenadores, Internet, teléfonos y cancelados todos los contratos de servicios, limitando el desenvolvimiento normal de la misión", reza la nota informativa publicada en la página web de la embajada.

Asimismo, Reyes explicó que su antecesor en el cargo "se fue sin previo aviso, llevándose incluso las llaves" por lo que al llegar a la embajada tuvieron que hacer uso de los servicios de un cerrajero para poder acceder a la sede.

Con la expulsión de Martell Mejía el Gobierno interino de Honduras, liderado por Roberto Micheletti, suspendió "el envío de medios materiales y económicos para continuar con el normal funcionamiento de la misión" y canceló el ingreso de los salarios de los trabajadores que permanecieron en España, manifestando su apoyo a Zelaya.

En este contexto, los funcionarios fieles al Gobierno derrocado decidieron cerrar temporalmente la embajada y continuar con sus labores desde el domicilio particular de la actual encargada de negocios para evitar el cese de los servicios consulares que prestan a cerca de 30.000 hondureños. "Ha sido una lucha titánica", añadió Reyes.

No obstante, Reyes confió en que el nuevo presidente hondureño, Porfirio Lobo, restablezca las funciones diplomáticas del país centroamericano en España y resarza el esfuerzo realizado por los trabajadores de la sede para auxiliar a sus nacionales en la península.

Sin embargo, la hondureña indicó que esto solo será posible si la comunidad internacional decide finalmente reconocer al nuevo Ejecutivo, a pesar de que fuera elegido en un proceso electoral auspiciado por el Gobierno 'de facto'.

Con estas declaraciones Reyes desmiente la información recogida el pasado lunes por Europa Press y publicada en el diario hondureño 'El Heraldo', en la que el régimen interino del país centroamericano acusaba a la diplomática de favorecer el saqueo de la embajada de Honduras en España.