27 de enero de 2010

Honduras.- España enviará de vuelta al embajador "cuanto antes" si Lobo cumple los compromisos pactados

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español está dispuesto a enviar de vuelta a su embajador en Tegucigalpa "cuanto antes", en la medida en que el presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, cumpla los compromisos pactados para favorecer la reconciliación nacional y permitir la salida honrosa del país del depuesto Manuel Zelaya, han informado fuentes diplomáticas.

"No vamos a arrastrar mucho los pies" con respecto al regreso del embajador, señalan las fuentes, que subrayaron la voluntad española de normalizar plenamente las relaciones con Honduras en cuanto se corrija la situación de "anormalidad" que aún se da en el país, donde hoy Lobo recibirá el poder del Gobierno de facto de Roberto Micheletti.

Por eso, en la medida en que Lobo cumpla los compromisos adquiridos y Zelaya salude también el "nuevo escenario" que saldrá de la asunción del poder del presidente electo España se pondrá a "trabajar" para que "se pueda producir la reinserción de Honduras en la comunidad internacional" y la "reanudación de la cooperación" con el país centroamericano.

La normalización de las relaciones con Honduras permitiría, añadieron las fuentes, la reanudación de las negociaciones para concluir un acuerdo de asociación entre la UE con Centroamérica, que podrían avanzar "con celeridad" y permitir su firma para la cumbre entre las dos partes que ha de celebrarse en mayo en Madrid, bajo la presidencia de turno de la UE que ejerce este semestre España.

Desde el departamento que dirige Miguel Angel Moratinos se defiende la decisión, criticada por el PP, de no enviar una representación de alto nivel a la investidura de Lobo, de forma que España sólo estará representada por el encargado de negocios de la legación, cuyo embajador, Ignacio Rupérez, abandonó Tegucigalpa tras el golpe de Estado en señal de protesta.

Entre otras cosas se recuerda que cuando se produzca el acto de toma de posesión, Zelaya todavía estará confinado en la Embajada brasileña en Tegucigalpa, por lo que será a partir de la investidura de Lobo y en función de cómo él actúe, cuando España podrá mover su posición.

Lobo firmó el miércoles pasado con el presidente dominicano, Leonel Fernández, el Acuerdo para la Reconstrucción Nacional y el Fortalecimiento de la Democracia en Honduras, que establece que Zelaya y su familia podrán viajar a República Dominicana en calidad de huéspedes distinguidos una vez que Lobo asuma el poder y que España considera un paso en la buena dirección.

Zelaya, que ha dado su visto bueno al acuerdo, al igual que todos los candidatos que se presentaron a las elecciones del 29 de noviembre, ha manifestado su interés de desplazarse desde República Dominicana a un tercer país iberoamericano.