28 de mayo de 2013

Honduras.- Las maras Salvatrucha y Barrio 18 piden perdón y abandonan la violencia

TEGUCIGALPA, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Los líderes de las maras rivales Salvatrucha y Barrio 18 han pedido perdón este martes a la sociedad hondureña y han asegurado que frenarán la violencia en medio de los intentos de las autoridades por reducir la inseguridad en uno de los países más violentos del mundo.

Ambos grupos actúan en Honduras y en otros países de Centroamérica enfrentándose por el control de las zonas de tránsito de drogas. Estas maras, que suelen reclutar estudiantes de instituto, han sido acusadas de tráfico de drogas, tráfico con fines sexuales, tráfico de personas, allanamiento de morada, secuestro, asesinato y violación, entre otros crímenes.

Según ha informado el diario 'La Prensa', ambos grupos han pedido perdón en un comunicado y se han comprometido a "parar la violencia". El Gobierno espera que con esta decisión pueda abrirse un periodo de tregua contra la violencia como está ocurriendo en El Salvador.

Al acto de declaración de alto el fuego han acudido el obispo de San Pedro Sula, Romulo Emiliani, mediador por parte de la Iglesia Católica, y Adam Blackwell, representante de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La violencia en Honduras está relacionada con las actividades de narcotraficantes mexicanos. Los sicarios matan a tiros a sus víctimas en calles, comercios o bares de las principales ciudades, y a menudo se encuentran cadáveres con heridas de bala o mutilados en vehículos y en cunetas.

Esta violencia se atribuye a actos de venganza o disputas por el control del territorio entre bandas de narcotraficantes que operan en zonas por donde se transporta cocaína desde Sudamérica hacia Estados Unidos. En las ciudades, comerciantes, taxistas o conductores de autobuses son con frecuencia asesinados a balazos por negarse a pagar el "impuesto de guerra" con el que extorsionan las pandillas o maras.