17 de febrero de 2011

Honduras.- Micheletti demandará al embajador de EEUU en Honduras por las "falsedades" que dijo sobre su gobierno

TEGUCIGALPA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente interino de Honduras Roberto Micheletti ha anunciado que presentará una demanda judicial contra el embajador de Estados Unidos en Tegucigalpa, Hugo Llorens, por las supuestas "falsedades" que dijo sobre el gobierno 'de facto' instaurado en ese país tras el golpe de Estado de junio de 2009.

La demanda de Micheletti se fundamentará en los documentos divulgados recientemente por Wikileaks sobre las informaciones que habría enviado Llorens al Departamento de Estado norteamericano, en los que vincula al ex mandatario interino con hechos de corrupción.

"Sabemos que en este momento no puede ser enjuiciado por las calumnias que ha dicho y escrito, entonces voy a esperar a que termine su carrera, que es muy pronto estoy seguro", ha dicho el miércoles Micheletti a la prensa tras su intervención en un foro de las organizaciones que componen la Unión Cívica Democrática (UCD).

En un de los documentos divulgados por Wikileaks la legación diplomática estadounidense menciona que "fuentes fiables han implicado directamente a Micheletti y a algunos de sus socios más cercanos" en la negociación de un "contrato hidroeléctrico con tan escaso beneficio para el Estado, justo una semana antes de que el régimen deje la oficina".

"No es cierto absolutamente nada de eso, por allí va mi demanda", ha enfatizado Micheletti, al anunciar que ya ha hablado con sus abogados sobre las acciones judiciales y "están listos" para proceder contra Llorens una vez que abandone la Embajada en Honduras.

"Este señor ha hecho mucho daño al país, no solamente dio falsos informes a Estados Unidos porque no tiene pruebas de lo que él (Llorens) dijo en esos informes, por lo menos pudimos averiguar a través de los Wikileaks, entonces esto nos deja un mal sabor y lógicamente tenemos que repudiar la presencia de ese señor aquí", ha aseverado.

Micheletti se convirtió en mandatario 'de facto' el 28 de junio de 2009, cuando era presidente del Congreso, tras el golpe de Estado contra el entonces mandatario Manuel Zelaya. Su gobierno fue rechazado por la mayoría de los países del continente y expulsado de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El 27 de enero entregó el poder al actual presidente de Honduras, Profirio Lobo, elegido en unos polémicos comicios celebrados en noviembre de 2009.