30 de septiembre de 2009

Honduras.- La Policía fuerza la salida de unos 57 partidarios de Zelaya de un edificio gubernamental

TEGUCIGALPA, 30 Sep. (Reuters/EP) -

Efectivos de la policía antidisturbios hondureña forzaron este miércoles la evacuación de unos 57 campesinos partidarios del presidente depuesto Manuel Zelaya del Instituto Nacional Agrícola, donde permanecen amotinados desde el golpe de Estado del pasado 28 de junio para protestar por el mismo.

Un periodista de la agencia Reuters fue testigo de la evacuación de una decena de personas que se encontraban en el interior del edificio de dos plantas. Los campesinos no se resistieron al desalojo.

"Nosotros sólo queremos cosechar nuestro maíz, hablan de democracia pero no la respetan. Llegaron con armas como si fuéramos delincuentes. Nosotros sólo estamos en contra del golpe", afirmó por su parte Edmundo Flores, uno de los campesinos desalojados.

El portavoz de la Policía hondudeña, Orlin Cerrato, confirmó que esta evacuación se produce en cumplimiento del decreto del Gobierno 'de facto' del pasado viernes en virtud del cual se suspenden cinco garantías constitucionales durante 45 días, incluidos los derechos de reunión y de expresión.

"Fueron desalojados 57. Esta acción es parte de lo que es el decreto, desalojar las instituciones tomadas", aseguró el portavoz de la Policía en declaraciones a la prensa.

Asimismo, adelantó que la Policía hará lo propio con otros edificios gubernamentales tomados por partidarios de Zelaya. "Esto es la primera, estamos viendo si hay más instituciones tomadas", precisó.

Zelaya regresó por sorpresa a Honduras el pasado 21 de septiembre, casi tres meses después del golpe, con la intención de lograr un acuerdo con el Gobierno de Roberto Micheletti para dar una salida a la crisis política en el país centroamericano. Zelaya se encuentra refugiado desde entonces en la Embajada brasileña en Tegucigalpa.

La operación para iniciar la evacuación de edificios gubernamentales se produce después de que el Gobierno 'de facto' ordenara la clausura de los dos únicos medios que públicamente se han mostrado contrarios al golpe de Estado, Radio Globo y el canal 36 de televisión.