10 de enero de 2007

Honduras.- El representante de Honduras en la OEA afirma que los comentarios contra Insulza van contra todos americanos

WASHINGTON, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

Honduras dijo hoy que los insultos del presidente venezolano Hugo Chávez hacia el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, son un gesto "contra todos y cada uno de nosotros".

"Uno puede discrepar", dijo el embajador hondureño Carlos Sosa Coello. "Creemos que referirse de manera peyorativa y personal al secretario general es como referirse de manera peyorativa y personal a todos y cada uno de nosotros y nuestros presidentes que somos los que lo tenemos allí", añadió Sosa.

Los comentarios se realizaron tras la intervención en una sesión regular del Consejo Permanente de la OEA -formada por los embajadores de dicho organismo- del representante alterno de Venezuela, Nelson Pineda, en la cual planteó el entredicho Insulza-Chávez.

Pineda leyó el comunicado que el ministerio de Asuntos Exteriores de su país emitió en respuesta a las preocupaciones de Insulza sobre la no renovación de las operaciones de la estación opositora Radio Caracas Televisión (RCTV), una empresa que tiene unos 3.000 trabajadores.

Además del comunicado, Chávez, que apoyó la elección de Insulza como Secretario General de dicho organismo en 2005, calificó a éste de estúpido y le pidió su dimisión.

Por su parte, la Asamblea Nacional de Venezuela (congreso) aprobó hoy un acuerdo de rechazo contra Insulza.

El congreso venezolano, integrado en su totalidad por diputados oficialistas, dijo en un comunicado que la declaración de Insulza "demuestra un profundo desconocimiento de nuestra legislación nacional y una intromisión en nuestros asuntos internos".

Los diputados expresaron su pleno apoyo a Chávez por la decisión de no renovar la concesión de transmisión al canal privado RCTV.

Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado, calificó en una declaración separada como "algo desafortunados" los comentarios de Chávez.

"Ciertamente no contribuyen a crear un mayor entendimiento y respeto mutuo en la región", dijo en un diálogo con periodistas.

Por su parte, el embajador de Guatemala, Francisco Villagrán de León, le reiteró a Insulza la "plena confianza en su gestión" y calificó el tono de las declaraciones de Chávez como "deplorable y de profunda preocupación".

Dijo que Insulza tiene la responsabilidad de referirse a los problemas del hemisferio y "tiene además la autoridad moral para hacerlo por su reconocida trayectoria personal".

El delegado alterno de Chile, Francisco Bernales, pidió manejar la situación "con el respeto y la altura debida propios de un organismo internacional".

Insulza, quien fue ministro de Asuntos Exteriores y del Interior en Chile después de la dictadura de 17 años del general Augusto Pinochet, estuvo presente pero no intervino en la sesión. Al concluir el debate, que no produjo una resolución formal, se retiró sin hacer declaraciones a la prensa.