17 de mayo de 2006

Honduras/Venezuela.- El presidente Zelaya indica que comprará petroleo a Venezuela para prevenir una crisis energética

TEGUCIGALPA, 17 May. (EP/AP) -

El presidente de Honduras, Manuel Zelaya anunció ayer su disposición de comprar combustibles a Venezuela para enfrentar una eventual crisis energética de Honduras, pese a que sus críticos consideran que tal iniciativa podría traer problemas de tipo político al país.

"Deseo eliminar los prejuicios y cegueras de algunas personas que creen que negociar con Venezuela nos alejaría de nuestros tradicionales amigos de Estados Unidos", dijo el mandatario en una rueda de prensa tras regresar de la cumbre de presidentes de Viena, Austria.

"La soberanía de este país no está en venta. Honduras tiene la suficiente independencia y dignidad como nación para buscar acuerdos con otros países", añadió.

Zelaya, que se reunió en privado en Viena con su colega venezolano Hugo Chávez, indicó de manera tajante que "Honduras adquirirá combustible de Venezuela si esa nación ofrece mejores condiciones".

Anunció que el 5 de junio viajará a Washington para entrevistarse con el presidente estadounidense George W. Bush, aunque no especificó si hablaría del tema con él. Pero el embajador de Estados Unidos en Tegucigalpa, Charles A. Ford, dijo que "todo el mundo conoce el punto de vista de mi país sobre Venezuela, y no veo la conexión entre Honduras y Venezuela".

Añadió que "Honduras es un país soberano que busca la manera de resolver el problema de los combustibles, y Estados Unidos es una nación aliada de Honduras".

Ford habló a los periodistas tras reunirse con Zelaya en la Casa Presidencial. Informó asimismo haber mencionado el tema de Venezuela al presidente, aunque no indicó que le contestó Zelaya.

Venezuela, según el Gobierno, vendería los carburantes con el 60% del valor pagado de inmediato. El restante 40% sería cancelado por Honduras a largo plazo.

En un intento por ahorrar combustibles, Zelaya adelantó en 60 minutos la hora oficial por tres meses. En otras medidas de ahorro, Zelaya ordenó que los 60.000 vehículos estatales consuman sólo gasolina regular, que es la más barata en el mercado nacional, y aplicó un nuevo horario de entrada a las labores de los 200.000 empleados públicos. También puso en marcha un calendario para que circulen los automóviles estatales en días alternos y de conformidad con los números pares e impares de sus placas.

Es la tercera vez en 33 años que el gobierno aplica determinaciones para ahorrar carburantes. Lo hizo en noviembre de 1973, a consecuencia de la guerra entre Israel y los países árabes, y en mayo de 1994, cuando Honduras registró apagones durante 11 meses.