30 de mayo de 2011

Zelaya aboga por la creación de un "frente amplio" capaz de ganar las próximas elecciones

TEGUCIGALPA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente de Honduras Manuel Zelaya ha abogado por la "constitución de un frente amplio" que pueda obtener la victoria en las próximas elecciones presidenciales, aunque ha aclarado que su regreso al país centroamericano no ha sido "para hacer vida política".

En una rueda de prensa desde Tegucigalpa, Zelaya ha manifestado su intención de impulsar una "transformación" del país, algo que, en su opinión, pasa por incorporar a la esfera política al Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), movimiento creado tras su derrocamiento, que pretende convertirse en un partido político.

"Hay una nueva fuerza política que es el FNRP. Estamos comprometidos con un proceso histórico de revolución y debemos tener alianzas de grupos políticos para hacer que toda esta fuerza pueda tener un triunfo del poder popular en las próximas elecciones", ha dicho, en declaraciones recogidas por TeleSur.

En este sentido ha subrayado la necesidad de "constituir un frente amplio" para iniciar una carrera política que no solo le permita vencer en los próximos comicios, sino celebrar un "plebiscito" que le conduzca hacia la reforma constitucional, propuesta que suscitó el golpe de Estado en su contra.

No obstante, Zelaya ha aclarado que su regreso al país no ha sido "para hacer vida política", por lo ha que instado a todas las fuerzas del país a sumarse a este movimiento por el cambio. "Nosotros estamos hablando de un frente amplio, de la unificación democrática, sin perder ningún partido su bandera ni su identidad", ha asegurado.

Asimismo, el ex mandatario ha indicado que es consciente del peligro que corre desde que se declaró "un político de izquierda y progreso", pese a que ha llegado "con las manos limpias y la frente en alto.

REGRESO AL ALBA

En otro orden de temas, Zelaya ha abogado por la reincorporación de Honduras a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), al considerar que "no perjudicará en nada a la democracia hondureña".

En este sentido, ha instado al presidente, Porfirio Lobo, quien se ha mostrado reticente, a propiciar la vuelta del país a esta organizaciones regional porque "le dio grandes beneficios y abrió puertas que estaban selladas".

"Es un proyecto de países que se unen con un principio de solidaridad y de desarrollo y si el presidente Lobo toma esa decisión de volver, no creo que nos vuelvan a repetir un golpe de Estado. El ALBA es un nuevo mecanismo, no le tenga miedo", ha insistido.

Honduras fue expulsado del ALBA tras el alzamiento militar, así como de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Desde que Zelaya anunciara su regreso, el país solamente ha sido readmitido en esta última organización.