18 de noviembre de 2009

Honduras.- Zelaya admite que resulta "realmente difícil" lograr un acuerdo antes de las elecciones en Honduras

No negociará "absolutamente nada" con Micheletti e insiste en que las elecciones serán "una burla"

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente depuesto en Honduras Manuel Zelaya admitió este miércoles que ve "realmente difícil" que se llegue a un acuerdo de reconciliación en Honduras para superar la crisis política derivada del golpe de Estado en el país centroamericano del pasado 28 de junio antes de la celebración de los comicios generales, previstos para el 29 de noviembre.

"Ya no estoy yo dispuesto a negociar absolutamente nada con el régimen golpista", recalcó el mandatario derrocado en una entrevista a Onda Cero, al ser preguntado si está dispuesto a negociar o ceder ante el Gobierno 'de facto' presidido por Roberto Micheletti en su reivindicación de conseguir su restitución.

Zelaya admitió ver "realmente difícil" sino "imposible" llegar a un acuerdo con Micheletti antes de las elecciones, al ser preguntado por la votación en el Congreso hondureño para votar sobre su restitución el próximo 2 de diciembre.

"Lo veo totalmente imposible (...), realmente difícil, por lo menos de mi parte (...)sentarnos otra vez después de cuatro meses de fracaso", recalcó. "Durante cuatro meses nos han estado utilizando para un diálogo", apostilló. "Hemos perdido cuatro meses", insistió.

El mandatario derrocado recordó que Micheletti "ha infringido la ley" al haber "dado un golpe de Estado" y justificó su rechazo a negociar de nuevo porque no tiene "ninguna confianza" en la otra parte, sobre todo después de que "rompieron el acuerdo" firmado a finales de octubre para salir de la crisis. "Yo creo que la formación debe de interpretarse de acuerdo a lo que ha pasado", insistió.

Por ello, recalcó que Micheletti sólo "podrá seguir dialogando con la comunidad internacional". "Pero con nosotros ya no goza de ninguna confianza, de ninguna credibilidad", aseguró. "Quedará en manos de la OEA", admitió.

ELECCIONES FRAUDULENTAS

El mandatario derrocado insistió en que la celebración de elecciones bajo un Gobierno interino constituye "una burla y un fraude" para la sociedad hondureña.

"Estas elecciones bajo un régimen de presión, de terror, constituyen una burla y un fraude para la sociedad hondureña", denunció.

El mandatario derrocado en el golpe de Estado del pasado 28 de junio insistió en que en democracia hay que respetar la soberanía popular. "Donde no hay respeto a la soberanía popular la democracia se vuelve una burla para la sociedad. Aquí en Honduras no hay respeto a la soberanía popular", apostilló.

En este contexto, se podrá decir que el presidente que surja de las elecciones de noviembre "lo pusieron los militares" al no haberse revertido el golpe de Estado, allanando su restitución antes de los comicios, tal y como insistía desde un principio Zelaya.