19 de noviembre de 2009

Honduras.- Zelaya insiste en que EEUU clarifique su postura porque "sin acuerdo políco" los comicios serán "ilegales"

TEGUCIGALPA, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente derrocado en Honduras Manuel Zelaya insistió de nuevo este jueves en la necesidad de que Estados Unidos aclare su postura respecto a la crisis política en el país centroamericano al asegurar que, "sin un acuerdo político", los comicios generales previstos para el próximo 29 de noviembre serán "ilegales".

"Este proceso electoral del 29 de noviembre sin acuerdo político, es ilegal y violenta los derechos de los electores, porque oculta el golpe de estado militar, y el estado de facto en que vive Honduras", denunció el presidente depuesto.

En este sentido, advirtió de que "el Presidente que surja de este proceso sin revertir el golpe de estado, será débil, sometido a las élites que podrán derrocarlo cuando les estorbe". "Con esto se condena a los pobres de Honduras a que nunca se tomen medidas a favor del pueblo", apostilló.

Zelaya denuncia en un comunicado emitido este jueves que el golpe de Estado en Honduras "ha sido condenado y tipificado por todos los países del mundo como ruptura del orden democrático" en el país centroamericano, que el acuerdo suscrito entre Gobierno derrocado y Gobierno 'de facto' a finales de octubre para salir de la crisis "fue abiertamente violentado por el régimen de facto al pretender el señor Micheletti encabezar el gobierno de reconciliación".

Ante estos hechos, el presidente derrocado aseguró que las próximas elecciones "no tienen ninguna legalidad, no gozan del respaldo internacional, especialmente de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la ONU".

CRÍTICA A EEUU

"Oficialmente todos los países han pronunciado que desconocen este proceso electoral a excepción de los Estados Unidos de América que se ha manifiesta con ambigüedad", criticó el mandatario depuesto.

"Como Presidente de Honduras, manifiesto que bajo estas condiciones no respaldaré este proceso y procederé a impugnar legalmente, en nombre de millares de hondureños y de cientos de dirigentes y líderes que sufren represión y competencia desleal, sin libertad ni dignidad", advirtió el mandatario derrocado.

Por ello, instó a los hondureños "a mantenerse, firmes y decididos a luchar contra el golpe de estado" y a que "impugnen y denuncien" los comicios, aunque "pacíficamente" al incidir en que "con un pueblo decidido no hay arma, no hay ejército ni maniobra capaz de detenerlo".