11 de junio de 2012

Iberoam.- La Alianza del Pacífico asegura que no es "excluyente" y que supondrá un impulso para el comercio con Asia

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los países miembros de la recién creada Alianza del Pacífico --Chile, Perú, México y Colombia-- han defendido este lunes la creación de dicho bloque ya que "no es excluyente" y "no va contra nadie", en referencia al avance económico de Brasil, y ha explicado que supondrá un impulso para el comercio con Asia.

Los presidentes de Chile, Sebastián Piñera; de Colombia, Juan Manuel Santos; de Perú, Ollanta Humala; y de México, Felipe Calderón, firmaron el pasado miércoles 6 de junio el documento que crea oficialmente la Alianza del Pacífico, que ya es considerado uno de los bloques económicos más importantes del mundo ante la perspectiva de crear un mercado sin aranceles y con libertad de tránsito de bienes, servicios y personas.

Panamá y Costa Rica han ingresado en calidad de observadores. Su ingreso formal se aprobará una vez que hayan suscrito acuerdos comerciales específicos con los cuatro países fundadores.

En un acto celebrado en Casa de América en Madrid, los cuatro embajadores en España de los países miembros de la Alianza han defendido la creación del bloque entre países con la misma cultura y para impulsar el crecimiento económico a través del comercio hacia Asia que no podría conseguir cada nación miembro de forma individual.

El embajador de Chile, Sergio Romero, ha precisado que los acuerdos no están definidos totalmente y que el nuevo organismo "no nace en contra de nadie, ni como alternativa a Mercosur ni a Brasil". "Pretende unir los pueblos de Asia y América", ha explicado.

Romero ha señalado que en ningún caso es "excluyente" y que los países de este nuevo bloque no desdeñan los lazos comerciales y las inversiones procedentes de la Unión Europea, "especialmente de España", o de Estados Unidos, "que podría involucrarse en la Alianza".

El embajador de Perú, Francisco Eguiguren, ha mantenido esta línea de defensa ya que en etapas posteriores, se podrán unir otros países latinoamericanos, "e incluso europeos", al tiempo que ha asegurado que es un "sistema complementario" con otros acuerdos de la región.

Romero ha destacado que México, Colombia, Perú y Chile forman un mercado de 215 millones de personas que suponen el 35 por ciento del PIB de Latinoamérica. "Más del 50 por ciento del comercio mundial se realiza en las orillas del Pacífico y estos cuatro países exportaron en 2011 unos 440.000 millones de dólares (unos 350.000 millones de euros)", ha indicado.

DEFINIR CUESTIONES POLÍTICAS

El embajador peruano ha explicado que cada país del bloque presidirá la Alianza durante un año y la Presidencia rotará por orden alfabético, aunque ha destacado que es un "acuerdo marco" en el que quedan por definir ciertas cuestiones políticas.

El embajador chileno ha destacado que la Alianza pretende ser "pragmática" ya que "carece de (las instituciones políticas) que sobran en los acuerdos de creación de otros bloques" al tiempo que ha rechazado la "burocratización" de otras organizaciones, lo que ha supuesto "un gravamen para el desarrollo" de las mismas.

Por su parte, el embajador de Colombia, Orlando Sardi de Lima, ha señalado que en seis meses la Alianza podrá comenzar a implementar sus acuerdos con la ratificación del tratado por los respectivos parlamentos nacionales y ha destacado el carácter de futuro de la Alianza. "La UE comenzó con pocos países ante los conflictos en la región y poco a poco fueron incorporándose nuevos socios", ha indicado.

El embajador mexicano, Francisco Javier Ramírez, ha explicado que el nuevo bloque cuenta con "gobiernos sólidos y democráticos" y con cierta ventaja competitiva frente algunas naciones asiáticas que permiten que Estados Unidos siga prefiriendo a Latinoamérica a la hora de comprar ciertos productos gracias a que cuenta con mano de obra cualificada. "Podemos tener productos de mejor calidad e incluso a menor precio que China", ha defendido.

Ramírez ha destacado que la Alianza ofrece "seguridad jurídica" para los inversores extranjeros, en referencia a las expropiaciones llevadas a cabo por Argentina en el caso de YPF contra Repsol o en Bolivia con Red Eléctrica.