21 de mayo de 2007

Iberoam.-El cumplimiento de sentencias de organismos supranacionales de justicia crece en América Latina, según expertos

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

En América Latina se ha dado un movimiento democratizador y en todos los países las cosas son "diferentes a cómo eran hace algún tiempo". La resistencia al cumplimiento de las decisiones de los organismos internacionales de justicia disminuye con los años. Así lo consideraron los ponentes que participaron este lunes en Madrid en el foro Diálogos 'Derechos Humanos y seguridad jurídica en Iberoamérica'.

El encuentro, --'La Corte Interamericana de Derechos Humanos como instrumento para garantizar la seguridad jurídica en Latinoamérica. Justicia Internacional'-- que se celebró en el Instituto Internacional estuvo moderado por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón y en esta edición organizada por la Obras Social La Caixa y el Centro Rey Juan Carlos I de la Universidad de Nueva York participaron el presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sergio García-Ramírez; el Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido y el Fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo.

"La Corte Penal Internacional (CPI) o la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) son diferentes ejemplos de cómo el mundo está tratando de responder a un desafío de la época, que es que vivimos en un mundo muy interconectado, muy globalizado, pero sin embargo no tenemos instituciones globales", expuso Luis Moreno.

"La CPI actúa cuando no actúan los organismos jurídicos nacionales. Es un sistema que permite interactuar a los distintos países del mundo", indicó el fiscal de la citada Corte.

"Que se instale una Corte Supranacional hace que los países miembros vuelvan a mirar a sus propias jurisdicciones para que los casos no tengan que volver atrás", indicó García-Ramírez.

"La CIDH no es un tribunal penal. La jurisdicción penal internacional está hoy bien establecida", añadió García.

"El hecho de que las amnistías, los indultos, etcétera hayan sido removidos por la CIDH significan que pueda hacerse justicia", dijo García-Ramírez, quien recalcó que las sentencias de ese organismo son estrictamente vinculantes para los 21 países que ratificaron su adhesión a ese sistema a pesar de que la entidad no puede actuar de oficio.

"En la CIDH los casos de terrorismo han estado presentes en ese órgano y también los casos de narcotráfico", señaló el presidente de la CIDH.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un tribunal de Derechos Humanos que se creó hace 25 años y en este momento tiene 20 causas pendientes.

COLOMBIA

"En la medida que la jurisdicción colombiana sea compatible con la de la CIDH, no hay nada que hacer. Sí se puede en los que no coincide. La Ley de Justicia y Paz colombiana no se ha aplicado en su totalidad y la CIDH no se ha pronunciado de momento, aunque puede hacerlo y tendrá que hacerlo como revisora de la conformidad de esta ley en función de la jurisprudencia de la CIDH", manifestó el presidente de la citada Corte en relación con el proceso jurídico que vive Colombia por el que tratan de poner fin al conflicto civil y que está sacando a la luz pública presuntos vínculos de los paramilitares con altos cargos públicos.

Sobre el caso colombiano, el Fiscal General español dijo que se "son compatibles la vía de la exigencia de responsabilidad penal y la de no permitir la impunidad", pero esta puede ser modulable para buscar "una salida hacia la paz y la resolución del conflicto".

"Creo que es muy importante que Estados Unidos forme parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de la Corte Penal Internacional", consideró García-Ramírez. Estados Unidos no está adherido ni a la CIDH ni a la CPI.

"En América Latina se ha dado un movimiento democratizador y en todos los países las cosas son diferentes a cómo eran hace algún tiempo", acotó García-Ramírez.

Por último Luis Moreno destacó la función de la coalición internacional pro Corte Penal Internacional como "un papel crítico". "Sin la coalición no se habría producido siquiera el Tratado de Roma (por el que se estableció dicha corte", indicó Moreno.

"La situación actual y el futuro de Iberoamérica es el tema de discusión permanente en el citado seminario. La seguridad jurídica, las violaciones de los derechos humanos, la restricción de las libertades practicada por algunos gobiernos, la emigración o la deuda externa entre otros factores, hacen peligrar no solo el desarrollo de estos países sino también la consolidación de sus sistemas democráticos", según indicó la organización del seminario en un comunicado.