17 de noviembre de 2007

Iberoam.- Jáuregui pide que Gobierno haga política de responsabilidad social con las empresas españolas en Iberoamérica

Zapatero responde que ahora las está defendiendo en los problemas de seguridad jurídica y que el siguiente paso es la responsabilidad

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El diputado socialista y portavoz del PSOE en la Comisión Constitucional del Congreso, Ramón Jáuregui, planteó hoy, durante la reunión del Comité Federal del PSOE que el Gobierno haga una política común de responsabilidad social con las empresas españolas que invierten en Latinoamérica para fortalecer el prestigio y superar las críticas que tienen en algunos países.

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, compartió la preocupación y respondió que el Ejecutivo está ahora centrado en ayudar a las empresas en sus problemas de seguridad jurídica en algunos países de América Latina. Apuntó, no obstante, que el siguiente paso será la responsabilidad social, según informaron a Europa Press fuentes socialistas.

Zapatero había dedicado parte de su intervención inicial en el Comité Federal del PSOE que ha tenido lugar esta mañana en la sede de Ferraz, a exponer el incremento de la ayuda al desarrollo que está dedicando España y en este contexto, el diputado socialista, Ramón Jáuregui, intervino después para exponer que en América Latina hay una situación especial de las empresas españolas que prestan servicios básicos en unos países muy necesitados de cohesión social y de vertebración porque hay grandes desigualdades e ingentes bolsas de pobreza.

Sin embargo, expuso que hay ciudadanos que "nos miran, nos critican, nos observan" a pesar de que nuestras empresas son "claves" para estos países, ya que su presencia en América Latina es la garantía de futuro de estos países. Sin embargo, recalcó, la imagen de estas compañías es mala allí.

Por ello, planteó conjugar la intervención de España con la ayuda al desarrollo con las acciones de las empresas apostando por la cohesión social. Se trataría, según explicó, de que las empresas participen de las políticas de lucha contra la desigualdad y la pobreza y realizó un llamamiento a que todos formen un liderazgo de España para ayudar a América Latina al fortalecimiento de la democracia y el progreso social.

En su opinión, "nos jugamos muchos" en estos países, por ello, insistió en incorporar la responsabilidad social de las empresas a las políticas de ayuda al desarrollo de España y fortalecer el prestigio de nuestras empresas en Latinoamérica. Se mostró convencido de que las compañías, al mismo tiempo que hacen negocio, tienen que luchar contra las desigualdades.

Puso como ejemplo el caso de Suecia, un país que, dijo, tiene una política exterior sustentada en sus empresas y traslada una imagen de respeto a los derechos humanos y sostenibilidad. Considera que España tendría que apostar, junto con sus empresas, por participar en superar las enormes desigualdades de un continente con 200 millones de pobres.

El jefe del Ejecutivo dijo compartir su preocupación por la visión que tienen muchos ciudadanos de estos países de las empresas españolas, aunque precisó que no todos los países tienen la misma situación, ya que Méjico no es lo mismo que Chile, ni Bolivia lo mismo que Perú.

No obstante, explicó que el Gobierno está centrado ahora en ayudar a las empresas en sus problemas más inmediatos sobre seguridad jurídica en estos países y adelantó que el siguiente paso será la responsabilidad social.