5 de octubre de 2006

Iberoamérica.- El compromiso con la igualdad quedará reflejado en la declaración final de la Cumbre de Montevideo

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la SEGIB, Enrique Iglesias, se ha comprometido a poner todos los medios a su alcance para que en la declaración final de jefes de Estado y de Gobierno de la XVI Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Montevideo se incluya la igualdad y la participación de las mujeres.

Además, se extiende a la realización previa a todas las cumbres de un foro de mujeres de la sociedad civil que recoja sus propuestas sobre las políticas de igualdad, compromisos adquiridos en el marco del II Encuentro de Mujeres Líderes Iberoamericanas, organizado por la Fundación Carolina y el Instituto de la Mujer.

Las participantes del Encuentro de Mujeres Líderes Iberoamericanas hicieron un llamamiento para lograr una igualdad real que permita la democracia paritaria, para lo cual hay que seguir afianzando vínculos que faciliten el trabajo en red en la promoción de políticas de igualdad, el empoderamiento y la autonomía de las mujeres, y construir una agenda iberoamericana para la igualdad.

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en su diálogo con las participantes, apostó por la construcción de "una voz de Iberoamérica en los organismos multilaterales" que cuente con la participación de las mujeres.

Coincidiendo con el debate de la Ley de Igualdad, en trámite parlamentario, las asistentes a este encuentro reconocieron la importancia de avanzar en los aspectos reales de la igualdad. En este sentido consensuaron que la democracia sólo podrá consolidarse con la participación efectiva de mujeres y hombres, igualdad social, solidez de las instituciones, respeto a la diversidad cultural y plena vigencia de todos los derechos políticos, económicos y sociales.

Las participantes afirmaron la necesidad de avanzar en la redefinición y recuperación de la agenda de género. En este sentido, se considera fundamental que la agenda internacional recupere las reivindicaciones sobre el respeto a los derechos sexuales y reproductivos, el derecho a la vida libre de violencia y la adopción de medidas orientadas al respeto y protección de los derechos de las mujeres migrantes y sus familias, sancionando la trata, el tráfico de personas y la explotación sexual. Por otra parte, se ha reivindicado que las asociaciones feministas puedan tener mayor protagonismo en la definición de las agendas nacionales y la cooperación internacional.

El II Encuentro de Mujeres Líderes Iberoamericanas, como ya lo hiciera el primero, deja patente las coincidencias de las demandas a uno y otro lado del Atlántico. Por ejemplo en lo que se refiere a la promoción de políticas que erradiquen la violencia contra las mujeres y protejan eficazmente sus derechos individuales, o la promoción de un Estado e instituciones laicas, abiertas y respetuosas con los derechos de las mujeres.

Soledad Murillo, secretaria general de Políticas de Igualdad del ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que presentó el proyecto de ley de igualdad en el foro, enfatizó la necesidad de avanzar en el derecho de acceso a una ciudadanía plena: "El principio de universalidad de derechos y de oportunidades tiene que servir para el conjunto de la población", e hizo referencia a lo importante que es para las mujeres no autodefinirse como colectivo".