7 de septiembre de 2006

Iberoamérica.- López Aguilar valora que Canarias acoja a final de septiembre la próxima Conferencia Iberoamericana

SAN SEBASTIÁN DE LA GOMERA, 7 Sep. (EP/IP) -

El ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, que se encargó de la clausura de la 47 edición de las Jornadas Colombinas en La Gomera, hizo referencia a la importancia de la celebración de la próxima Conferencia Iberoamericana de Ministros de Justicia, que se desarrollará los próximos 27,28 y 29 de septiembre en Gran Canaria, y en la que estarán presentes, además de los ministros de Justicia, los máximos mandatarios de los sistemas judiciales y de investigación del delito de los 22 países de la Comunidad Iberoamericana.

López Aguilar, que presidirá esta conferencia bianual, inaugurada en Sevilla, manifestó que este encuentro va a ser una ocasión importante para reflexionar en serio y activamente sobre los desafíos impuestos por la lucha contra la criminalidad organizada así como la necesidad de construir una cooperación judicial iberoamericana sobre el instrumento y el cimiento que presta ya la Red Iberoamericana de Asistencia Judicial (IberRED).

También señaló que servirá para reflexionar sobre la necesidad de combatir algunas formas muy sensibles de violación de derechos de las personas "que nos preocupan y que están en nuestra agenda como es manifiestamente el caso de la violación de género".

En este sentido, el ministro canario matizó la "necesidad de luchar contra esta lacra social de la violencia sobre las mujeres, sobre todo porque han padecido durante tanto tiempo el desamparo por parte de los poderes públicos que les han negado la protección que reclamaban las víctimas frente al terror cotidiano".

Por otro lado, el ministro de Justicia, además de solicitar de todas las instituciones el aunar esfuerzos para luchar contra la inmigración irregular, señaló la importancia de que los gobiernos se tomen en serio las reclamaciones y "las entendederas" de los ciudadanos a los que representan.

López Aguilar recalcó que la ciudadanía "no merece el deplorable, cuando no deformante, espectáculo de las instituciones que la representan que puedan rebotarse sus responsabilidades, ni siquiera que se las recuerden en público" y recordó que es precisamente la ciudadanía la que tiene que exigir de las instituciones que asuman esas responsabilidades para que las ejerzan cooperativa y solidariamente. En esta premisa el ministro matizó que este es el desafío para la construcción de un mundo.