29 de septiembre de 2006

Iberoamérica.- Ministros iberoamericanos de Justicia crearán un grupo de trabajo para abordar el problema de las "maras"

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La XV Conferencia de ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos, que se ha venido celebrando en Gran Canaria desde el pasado miércoles, concluyó hoy con un acuerdo pleno para impulsar los procesos de modernización de la Administración de Justicia en la comunidad iberoamericana y para profundizar en los instrumentos de cooperación jurídica, fundamentalmente a través de un mecanismo como IberRed, que tan buenos resultados está dando en la lucha contra las formas más graves de delincuencia transnacional.

Entre los principales acuerdos alcanzados en la XV Conferencia de ministros de Justicia iberoamericanos figura la creación, a petición de las delegaciones de América Central, especialmente de Honduras, de crear un grupo de trabajo para estudiar el fenómeno de las denominadas "maras" o pandillas.

Estas bandas callejeras organizadas representan un tipo de criminalidad distinta a las redes tradicionales del crimen organizado, por lo que requieren un enfoque específico que contemple soluciones coordinadas para los países afectados, según explicó el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, en rueda de prensa.

En el acto de clausura, López Aguilar destacó "la necesidad de convicción y voluntad política para consolidar los acuerdos alcanzados" tras los debates, y anunció la apertura de una "nueva etapa en la estructura institucional de la Conferencia, a partir de ahora ligada definitivamente a las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno Iberoamericanos".

Asimismo, se formará un grupo de trabajo para estudiar las reformas de los sistemas de justicia de los países del ámbito iberoamericano para armonizar las necesarias prácticas de cooperación e intercambio de experiencias. Para ello se desarrollarán sistemas estadísticos de intercambio de datos.

ACUERDOS DE ESTADO.

También se ha decidido que cualquier reforma del sector que se produzca en alguno de los países del entorno responda a un verdadero acuerdo de Estado que reproduzca consensos políticos y que implique a todas las instituciones que trabajan en la Justicia.

Los proyectos de reforma deben contar con recursos económicos suficientes, además de una coordinación ágil para el uso eficiente de los recursos de la cooperación internacional.

El reforzamiento de la cooperación jurídica internacional ha sido otro de los puntos clave de esta Conferencia de Ministros, donde se han constatado los buenos resultados de la Red Iberoamericana de Cooperación Judicial en materia civil y penal (IberRed), en la lucha contra las formas más graves de delincuencia transnacional.

Asimismo, se han verificado los resultados de IberRed como instrumento de interconexión en la comunidad iberoamericana, pues ha contribuido a agilizar la cooperación judicial entre los 23 países que suscribieron el Tratado hace dos años en Cartagena de Indias (Colombia). Es un formidable instrumento de cooperación que ya está sirviendo para que 450 millones de personas de más de veinte países dispongan de una Justicia más ágil, eficaz y operativa.

También se ha decidido que las políticas de acceso a la Justicia deben tener muy en cuenta los derechos consagrados en la Convención de los Derechos del Niño de Nacionales Unidas. Igualmente, se debe mejorar el acceso a la justicia de las mujeres, como grupo más desfavorecido, fijando políticas públicas claras e institucionalizadas, y recalcar el reconocimiento a la identidad e historia de las culturas originarias.