8 de marzo de 2007

Iberoamérica.- Morales y Correa participarán en Buenos Aires en el acto de Chávez contra la visita de Bush a la región

BUENOS AIRES, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes de Bolivia y Ecuador, Evo Morales y Rafael Correa respectivamente, viajarán en las próximas horas a Argentina para participar mañana en Buenos Aires el acto convocado por su homólogo venezolano, Hugo Chávez, en contra de la visita a la región del mandatario de Estados Unidos, George W. Bush.

Así lo han confirmado fuentes próximas al Ejecutivo de Néstor Kirchner y los organizadores del acto, que revelaron que Morales podría llegar mañana a Buenos Aires procedente de Japón, donde se encuentra de visita oficial, mientras que Correa aterrizaría en la capital argentina en un vuelo desde Quito.

Chávez pronunciará un duro discurso contra Bush durante el acto que tendrá lugar a partir de las 19:00 horas en estadio del equipo de fútbol Ferro Carril Oeste, en el barrio porteño de Caballito, en el que participarán, entre otros, el Movimiento Evita, Frente Transversal, CTA, Federación de Tierra y Vivienda, y Barrios de Pie, entre otras organizaciones sociales, y las Madres de Plaza de Mayo.

El mandatario venezolano llegará esta tarde a Buenos Aires y se alojará en el hotel Sheraton. Mañana será recibido por Kircher en la Quinta de Olivos, la residencial oficial, donde almorzarán y firmarán convenios bilaterales sobre energía e hidrocarburos entre las empresas estatales PDVSA, de Venezuela, y Enarsa, de Argentina.

El objetivo de la visita, acordado con Kirchner durante la última reunión bilateral que mantuvieron en Puerto Ordaz (Venezuela) es que Chávez hable ante 40.000 personas para expresar el rechazo a la llegada de Bush a la región. Precisamente ese día éste estará en Uruguay para reunirse con el presidente, Tabaré Vázquez.

El mandatario estadounidense, que en las próximas horas llegará a Brasil para reunirse con su presidente, Luis Ignacio 'Lula' da Silva, también tiene previsto ir a Chile, Colombia, Guatemala y México, para reunirse con sus respectivos dirigentes, en lo que supone un intento de acercamiento de la Administración Bush a la región.

Si bien Kirchner intentó desligarse del acto, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, coordinó toda la puesta en marcha con una avanzada venezolana de la Casa Militar de Hugo Chávez, y designó a su asesor Néstor Moccia para coordinar la organización entre los representantes bolivarianos y las organizaciones sociales.

Por otra parte, el ministro de Planificación, Julio De Vido, se encargó personalmente de la organización de la agenda oficial con el presidente Chávez. Así, De Vido envió a su asesor principal, Claudio Uberti, a Caracas para afinar los acuerdos energéticos que se firmarán mañana.

Tras el almuerzo de mañana en Olivos, Chávez visitará el Museo de la Memoria, en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), e intentará ir a la planta industrial de SanCor, en la provincia de Santa Fe, ya que Venezuela financiará los 135 millones de dólares que la cooperativa láctea debe pagar a sus acreedores.