29 de febrero de 2020

India.- Toque de queda y suspensión de Internet tras las protestas contra la Ley de Ciudadanía en India

India.- Toque de queda y suspensión de Internet tras las protestas contra la Ley de Ciudadanía en India
India.- Toque de queda y suspensión de Internet tras las protestas contra la Ley - DINESH JOSHI/PTI/DPA

NUEVA DELHI, 29 Feb. (DPA/EP) -

Este sábado partes del noreste de India han amanecido bajo el toque de queda impuesto por las autoridades para atajar las protestas contra la Ley de Ciudadanía, una norma considerada discriminatoria contra los musulmanes, mientras que el balance de muertos de esta semana por las protestas solo en la capital, Nueva Delhi, alcanza ya los 42.

El viernes una persona murió y doce más resultaron heridas por la violencia en East Khasi Hills, estado de Meghalaya, en el noreste de India, según ha explicado la jefa de la Policía en esa zona, Claudia A Lyngwa.

Tras el incidente las autoridades decretaron el toque de queda y la suspensión de los servicios de internet para móviles en la capital regional, Shillong.

En Nueva Delhi siguen las patrullas de la Policía y grupos militares en los lugares de concentración del descontento, en los que se han producido enfrentamientos sectarios entre hindúes y musulmanes con unos 200 heridos y 42 fallecidos, según fuentes sanitarias. La jornada de mayores incidentes fue la del martes.

"Estamos animando a la gente a salir. Hay quien está volviendo a sus puestos de trabajo", ha relatado el comisario de la Policía Satish Golcha, quien ha destacado que han sido ya tres días seguidos sin disturbios en la ciudad.

Este mismo sábado han sido detenidas seis personas por corear consignas como "disparad a los traidores" en la estación de Metro más concurrida de la capital, Rajiv Chowk. "Están siendo interrogadas", ha explicado un portavoz policial.

La reforma legal, que facilita la nacionalidad para las minorías religiosas llegadas antes de 2015 desde Bangladesh, Pakistán o Afganistán, asumiendo que sufrieron persecución, ha sido tachada por sus detractores como una ley "antimusulmana".