30 de agosto de 2019

Indonesia.- Miles de indígenas perderían su territorio ancestral por el cambio de la capital de Indonesia a Borneo

BANGKOK, 30 Ago. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Miles de indígenas dayak, de la isla de Borneo, podrían ser desplazados de su territorio ancestral debido a la tala de sus bosques para la construcción de la nueva capital de Indonesia, según han denunciado este viernes grupos de defensa de los Derechos Humanos.

La adquisición de terrenos en la isla no comenzará hasta 2020 y el traslado definitivo empezará en 2024, según anunció el presidente, Joko Widodo, esta semana. La capital actual, Yakarta, tiene 30 millones de habitantes en su área metropolitana y se hunde a un ritmo alarmante debido a las extracciones de agua subterránea, razón por la cual el Gobierno ha decidido trasladarse a la provincia de Kalimatan Este.

Los indígenas dayak llevan décadas luchando por la protección de sus bosques contra la tala, la minería y las plantaciones de palma aceitera, según el Grupo Internacional de los Derechos de las Minorías. El director ejecutivo del grupo humanitario, Joshua Castellano, ha dicho que "los dayak han sido víctimas persistentemente del declive del medio ambiente y este movimiento destruiría su entorno en mayor medida".

"El abandono de Yakarta por la contaminación y superpoblación es difícilmente un pretexto para trasladarse al jardín de otro donde es muy posible que vuelva a ocurrir lo mismo", ha añadido Castellano. "Debe haber una amplia consulta para entender el impacto que tendría", ha insistido.

El ministro de Planificación, Bambang Brodjonegoro, ha asegurado que el Gobierno ha realizado estudios antropológicos en la región en cuestión, pero los habitantes de Kalimatan no han sido consultados, según un integrante el grupo Pacto de los Pueblos Indígenas de Asia, Kittisak Rattanakrajangs. "Esta es gente que ha vivido en ese territorio durante generaciones y trasladarlos no es una opción ya que perderían su modo de vida", ha explicado para la Thompson Reuters Foundation.

En 2013, un auto judicial suspendió el control estatal sobre los bosques tradicionales y desde entonces las comunidades indígenas y rurales del archipiélago de Indonesia reclaman sus territorios ancestrales. Widodo había prometido devolver 12,7 millones de hectáreas de esas tierras a los indígenas pero, según algunos activistas, el proceso está siendo lento.

Fuentes oficiales han revelado que se reservan 180.000 hectáreas de terreno del Gobierno para la construcción de la nueva capital. El director nacional del Instituto de Recursos Mundiales para Indonesia, Nirarta Samadhi, ha dicho que esto supondría la destrucción de grandes áreas de turbera, un tipo de vegetación de humedal, "lo que produciría grandes emisiones".