14 de julio de 2009

Inician investigación por muerte bebé en España tras mala praxis

MADRID (Reuters/EP) - Un juzgado español inició una investigación por la muerte de un bebé prematuro, causada por mala praxis médica mientras recibía tratamiento tras el deceso de su madre por la nueva cepa de gripe H1N1, informó el martes el Tribunal Supremo de Justicia de Madrid.

El recién nacido llamado Rayan falleció el lunes en el hospital Gregorio Marañón de Madrid y el director del centro de salud dijo que había sido a causa de un "terrible error médico", al administrársele alimentación por vía endovenosa en lugar de a través de una sonda nasogástrica.

El bebé era hijo de la joven Dalila Mimuni que hace dos semanas se convirtió en la primera víctima mortal de la gripe A H1N1 en España. Nació el 29 de junio por cesárea, un día antes del fallecimiento de su madre tras 28 semanas de gestación. Desde entonces estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos.

"El Juzgado de Instrucción 53 de Madrid ha incoado diligencias previas tras el fallecimiento del bebé Rayan el pasado lunes en el Hospital Gregorio Marañón, a la espera de que se realice la autopsia al cadáver y se remita el informe del Instituto Anatómico Forense que esclarezca las causas del fallecimiento", dijo un comunicado del TSJ de Madrid.

La nota señaló además que por el momento no existen denuncias por parte de la familia del bebé.

El director gerente del hospital, Antonio Barba, comunicó la noticia el lunes a periodistas y anunció también que el centro de salud asumiría todas las responsabilidades.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid procedió a suspender de sus funciones cautelarmente a la enfermera que atendía al bebé en la unidad de cuidados intensivos neonatal y aseguró que pondría en marcha una investigación para determinar responsabilidades.

"Hoy nuestra prioridad es avanzar en ese informe que hemos encargado a la inspección sanitaria, desde luego porque tenemos la obligación de determinar las responsabilidades y las circunstancias concretas que hicieron posible que se cometiera este terrible error humano", dijo el consejero de Sanidad madrileño, Juan José Güemes, en declaraciones a medios.

Este suceso ha levantado cuestionamientos hacia el sistema de salud tras versiones acerca de que la enfermera que atendía al bebé trabajaba por primera vez en la unidad de neonatos y tenía poco más de 20 años.