10 de junio de 2015

EEUU estudia establecer una nueva base militar en Anbar, Irak

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Estados Unidos está estudiando establecer una nueva base militar en la provincia iraquí de Anbar (oeste) y enviar a varios cientos de asesores militares para ayudar a las fuerzas de seguridad a combatir al grupo terrorista Estado Islámico y retomar su capital, Ramadi.

   Según las informaciones facilitadas por el diario estadounidense 'The New York Times', el plan surge de meses de debates a puerta cerrada en torno a la estrategia de la comunidad internacional que encabeza Estados Unidos

   Los planes supondrían un cambio en la estrategia de Washington, que hasta ahora se había centrado en recuperar la ciudad de Mosul, que cayó en manos del Estado Islámico en verano de 2014, objetivo que podría ser aplazado hasta 2016.

   El citado diario ha apuntado que el proyecto contempla una expansión de la presencia de las fuerzas estadounidenses en la base iraquí de Taqaddum, ubicada cerca de la localidad de Habbaniya, así como el envío de otros 400 asesores al país árabe.

   Las informaciones han sido publicadas apenas unas horas después de que el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Martin Dempsey, admitiera que el presidente, Barack Obama, está analizando posibles fórmulas para reforzar la lucha de las fuerzas iraquíes contra Estado Islámico.

   Dempsey aseguró, en declaraciones a un grupo de periodistas durante un viaje a Israel, que Estados Unidos aún debe "determinar" si hace falta destinar más efectivos para reforzar las capacidades iraquíes, en tela de juicio tras los últimos avances yihadistas.

   El propio Obama dijo el lunes que su Gobierno no tiene todavía una "estrategia completa" para entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes y contribuir así a la recuperación de las zonas capturadas en el último año por los yihadistas.

   Obama, que descartó el envío de tropas de combate, reincidió así en unas declaraciones que ya le costaron críticas en septiembre de 2014, cuando reconoció públicamente la falta de una "estrategia" para combatir al grupo terrorista.