3 de enero de 2020

Irak.- Ghani avisa a EEUU de que no permitirá que Afganistán se use para lanzar ataques a otro país

Irak.- Ghani avisa a EEUU de que no permitirá que Afganistán se use para lanzar ataques a otro país
Irak.- Ghani avisa a EEUU de que no permitirá que Afganistán se use para lanzar - BRITTA PEDERSEN/DPA-ZENTRALBILD/ - ARCHIVO

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha advertido este viernes al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, de que no permitirá que el territorio afgano sea usado para atacar otros países, ante una posible escalada de tensión tras la muerte del general iraní Qasem Soleimani a manos de Estados Unidos.

"El territorio de Afganistán no se utilizará contra ningún país extranjero", ha aseverado Ghani en una serie de 'tweets' en los que ha informado de que así se lo ha trasladado a Pompeo en la conversación telefónica que han sostenido este viernes tras la muerte de Soleimani.

Ghani ha enfatizado el deseo de Afganistán de "mantener y expandir sus relaciones bilaterales y multilaterales con todos los países de la región y en todo el mundo".

Además, ha hecho un llamamiento a Irán, "gran vecino" con el que Afganistán tiene fuertes lazos "históricos, religiosos y culturales", y a Estados Unidos, "un socio estratégico", para "evitar tensiones" y "resolver el problema a través del diálogo".

Estados Unidos ha reivindicado la autoría del ataque perpetrado contra el aeropuerto de Bagdad en el que han muerto Soleimani, comandante de la Fuerza al Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, y Abu Mahdi al Muhandis, número dos' de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) iraquíes.

Washington ha explicado que su intención era "proteger al personal estadounidense en el extranjero", asegurando que Soleimani "estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos estadounidenses en Irak y en toda la región".

Soleimani era una figura fundamental para entender la presencia de Irán en los principales conflictos de la región y como brazo ejecutor de la política del líder supremo del país, Alí Jamenei. El ayatolá ha reconocido que se trata de una "amarga pérdida" para Teherán y ha prometido "venganza".