3 de enero de 2020

Irak.- Putin y Macron temen que el ataque estadounidense complique la situación en Oriente Próximo

Irak.- Putin y Macron temen que el ataque estadounidense complique la situación en Oriente Próximo
Irak.- Putin y Macron temen que el ataque estadounidense complique la situación - -/KREMLIN/DPA

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los presidentes de Rusia y Francia, Vladimir Putin y Emmanuel Macron, respectivamente, han compartido este viernes su "preocupación" por las consecuencias que pueda acarrear el ataque estadounidense en el aeropuerto de Bagdad, ya que consideran que "puede agravar bruscamente la situación en la región".

Macron y Putin han hablado este viernes por teléfono, horas después del ataque en el que ha muerto el general iraní Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza al Quds de la Guardia Revolucionaria. Ambos líderes se han mostrado críticos con las potenciales consecuencias de este bombardeo, según el comunicado difundido con el Kremlin, recogido por la agencia Sputnik.

El Elíseo, por su parte, ha afirmado que tanto Putin como Macron han abogado por evitar "una nueva escalada peligrosa de las tensiones", para lo cual han apelado a la "contención" de "todas las partes". El presidente galo ha subrayado su apoyo "a la soberanía y a la seguridad de Irak y a la estabilidad de la región", sin criticar abiertamente la orden dada por el su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump.

El mandatario de Francia ha aprovechado también para defender el acuerdo nuclear suscrito en 2015, del que Estados Unidos se desmarcó en 2018. En este sentido, ha instado a las autoridades iraníes a garantizar "rápidamente" el "pleno respeto" de los compromisos recogidos en dicho texto, así como a "abstenerse de toda provocación".

El Ministerio de Exteriores francés ha avanzado que "en las próximas horas" tanto Macron como el jefe de la diplomacia gala, Jean-Yves Le Drian, tienen previsto hablar de la escalada de tensiones en Oriente Próximo con "sus aliados regionales e internacionales".

Le Drian ya ha hablado este viernes por teléfono con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, inmerso en una ronda de contactos con gobiernos internacionales en la que está defendido que Washington no tienen ningún interés en elevar la tensión en la región tras la muerte de Soleimani.