18 de junio de 2009

Irán se prepara para duelo por muertos en protestas electorales

NOTA DE LOS EDITORES: La cobertura de Reuters ahora está sujeta a una orden de Irán que prohíbe a los periodistas de medios extranjeros salir de sus oficinas para reportear, tomar fotos o videos en Teherán.

Por Fredrik Dahl y Dominic Evans

TEHERAN (Reuters/EP) - Los partidarios del derrotado candidato presidencial iraní Mirhossein Mousavi estaban preparados para cumplir su pedido de guardar un día de luto por los fallecidos en las multitudinarias manifestaciones contra lo que él cree fueron elecciones amañadas.

La televisión estatal que emite en inglés informó de que ocho personas fallecieron en las protestas desde que los resultados oficiales de los comicios del viernes dieron como ganador al actual presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad.

Su gran ventaja sobre Mousavi, un ex primer ministro moderado, ha generado los peores disturbios en Irán desde la Revolución Islámica de 1979 que derrocó el régimen del sha.

Heridos, protestas, detenciones y represión contra los medios de comunicación han sacudido al quinto mayor exportador de petróleo del mundo, inmerso desde antes en una disputa con Occidente por su programa nuclear.

Agentes de seguridad han detenido al político de la oposición Ebrahim Yazdi mientras estaba en un hospital, dijo el jueves uno de sus aliados.

Yazdi, que encabeza el prohibido Movimiento por la Libertad y fue ministro de Relaciones Exteriores en el primer gobierno tras la revolución, estaba entre las decenas de reformistas cercados desde el inicio de las protestas.

En su página web, Mousavi pidió a los iraníes manifestarse pacíficamente o concentrarse en mezquitas llevando el color del luto: el negro, opuesto al verde de su campaña electoral.

"Como consecuencia de los encuentros ilegales y violentos (con personas que protestaban) contra el resultado de las elecciones presidenciales, muchos de nuestros compatriotas fueron heridos o martirizados", dijo Mousavi.

"Pido a la gente que exprese su solidaridad con las familias (...) yendo juntos a las mezquitas o participando en manifestaciones pacíficas", agregó.

"RETO A LA DEMOCRACIA OCCIDENTAL"

Ahmadinejad defendió la legitimidad de la elección, diciendo en una reunión de su gobierno el miércoles que había "supuesto un gran desafío a la democracia occidental", informó la agencia de noticias Mehr.

"Los ideales de la Revolución Islámica fueron los ganadores en las elecciones", dijo Ahmadinejad, añadiendo que 25 de los 42 millones de votantes habían aprobado el modo en que gobierna el país.

Yazdi fue detenido cuando se sometía a análisis en un hospital por problemas estomacales, dijo un miembro de su movimiento. No hubo una reacción inmediata por parte de las autoridades.

Yazdi, que es una destacada voz de la oposición pero tiene un apoyo popular limitado, dijo el lunes a Reuters que la elección había puesto de manifiesto un profundo cisma en el liderazgo de la república islámica, que en su opinión estaba afrontando su mayor crisis postelectoral.

Las autoridades rechazaron las acusaciones de que arreglaron los resultados electorales, pero cientos de miles de iraníes han desafiado a la policía anti disturbio y a milicias religiosas para demostrar su descontento en las calles, ignorando el llamado a la unidad nacional del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei.