11 de noviembre de 2019

Irán.- Los titulares de Exteriores alemán, británico y galo se reúnen en París para hablar del acuerdo nuclear iraní

Irán.- Los titulares de Exteriores alemán, británico y galo se reúnen en París para hablar del acuerdo nuclear iraní
Irán.- Los titulares de Exteriores alemán, británico y galo se reúnen en París p - MARIO SALERNO/EUROPEAN UNION/DPA

Alemania abre la puerta a usar "todos los mecanismos" del acuerdo nuclear si Irán no respeta sus compromisos

BRUSELAS, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, Reino Unido, Boris Johnson, y Francia, Jean-Yves Le Drian, mantendrán una reunión en París esta tarde para "discutir los siguientes pasos" tras los anuncios en Irán para inyectar gas en centrifugadoras de la planta de Fordow y su decisión de poner en marcha 30 nuevas centrifugadoras avanzadas, ha avanzado el jefe de la diplomacia alemana.

Maas ha defendido el interés de los europeos en "mantener" el acuerdo nuclear con Irán sellado en 2015, pero ha reconocido que ven con "creciente preocupación" tras los últimos anuncios para seguir dando marcha atrás en sus compromisos con el mismo, y ha avisado de que están dispuestos a "utilizar todos los mecanismos previstos en el acuerdo", en alusión a la activación del mecanismo de resolución de disputas, que llegado el caso, abriría la puerta a la reimposición de sanciones.

"Vemos con creciente preocupación que el enriquecimiento de uranio continúa e Irán no sólo lo ha anunciado sino que sigue adelante con ello", ha explicado Maas en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE en la que abordarán los últimos pasos de Irán para dar marcha atrás en sus compromisos nucleares.

El jefe de la diplomacia alemana ha dejado claro que los europeos quieren "mantener" el acuerdo nuclear. "Pero Irán tiene que volver por fin a sus compromisos y respetarlos. O de lo contrario utilizaremos todos los mecanismos que están incluidos en el acuerdo", ha avisado, en alusión al mecanismo de resolución de disputas para denunciar el incumplimiento de términos del acuerdo y que podría llevar a la reimposición de las sanciones económicas, que fueron levantadas precisamente a cambio de que recortara su programa nuclear.

El bloque esperará en todo caso a conocer la evaluación de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), prevista a priori para el lunes, antes de anticipar una eventual respuesta sobre el futuro del acuerdo, que liderarán en todo caso Francia, Reino Unido y Alemania.

"Abordaremos los nuevos acontecimientos en la aplicación del acuerdo nuclear, en particular respecto a los informes de la AIEA", ha avanzado la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, insistiendo en que la discusión de los Veintiocho este lunes se centrará "principalmente" en la situación de seguridad en el Golfo.

El ministro de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, ha reconocido que "franquear" el acuerdo nuclear "tiene consecuencias" pero ha rechazado avanzar "inmediatamente" en sanciones y ha apostado por "buscar el diálogo con Irán" para tratar de revertir sus pasos.

"Necesitamos esperar al informe de la AIEA y seguir implicados en un diálogo con Irán. Hablar de sanciones siempre, no resolverá el problema", ha justificado, recordando que el acuerdo se negoció durante 13 meses" para impedir a Irán tener armas nucleares".

El ministro de Exteriores holandés, Stefan Bok, ha asegurado que el comportamiento de Irán es "muy preocupante" pero ha emplazado a las discusiones con Alemania, Francia y Reino Unido --los tres países que participaron en las negociaciones directas del acuerdo con Irán-- para ver "cuál debería ser" la "reacción europea común".

La secretaria de Estado para Asuntos Europeos francesa, Amélie de Montchalin, ha subrayado la prioridad de rebajar la tensión y ha instado a los europeos a contribuir "notablemente en términos de seguridad marítima" en la zona, al tiempo que ha defendido la importancia de seguir movilizados en la lucha contra el terrorismo y el Estado Islámico en la región tras la ofensiva turca en el noreste de Siria.