8 de febrero de 2020

Irlanda.- Abren los colegios electorales en Irlanda para una jornada electoral que se espera que acabe sin mayorías

Las encuestas vaticinan un escenario parlamentario con el Sinn Féin como invitado incómodo entre los grandes partidos

Irlanda.- Abren los colegios electorales en Irlanda para una jornada electoral que se espera que acabe sin mayorías
Irlanda.- Abren los colegios electorales en Irlanda para una jornada electoral q - NIALL CARSON/PA WIRE/DPA

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los colegios electorales en Irlanda han abierto este sábado para una jornada en la que los irlandeses están llamados a las urnas para unas elecciones parlamentarias que podrían marcar un punto y aparte en el escenario político del país, en vista de unos sondeos que sitúan a la zaga al partido gobernante, el Fine Gael de Leo Varadkar, y que vaticinan unos resultados sin precedentes para el Sinn Féin.

Varadkar, que en 2017 sucedió a Enda Kenny como primer ministro con la legislatura ya empezada, sopesó durante estos últimos meses cuál debía ser la fecha de los comicios legislativos, habida cuenta de que hasta este mes de enero no quedaron resueltas la salida de Reino Unido de la UE y la crisis política en Irlanda del Norte.

El líder del Fine Gael ha llamado a los votantes a revalidar la confianza en el partido para tener "un mandato fuerte" de cara a futuros desafíos, entre los cuales ha incluido un Brexit aún inacabado por las negociaciones sobre las relaciones que tendrán Reino Unido y la Unión Europea a partir del 1 de enero de 2021.

La economía teóricamente juega a favor de la formación gobernante y Varadkar lanzó el jueves un último alegato para "no poner en riesgo" los progresos. El paro ha caído hasta el 4,8 por ciento, nivel inédito desde la crisis, y el crecimiento del PIB en 2020 debería rondar el 3,3 por ciento, pero el Ejecutivo no ha logrado que la población de a pie perciba la mejora de los datos macroeconómicos.

Así, las últimas semanas han estado marcadas por polémicas de índole social como las protestas del personal médico por la saturación de los servicios públicos o las heridas sufridas por un 'sin techo' durante el desalojo de un asentamiento en Dublín.

Tampoco parece que Varadkar vaya a capitalizar en las urnas su popularidad internacional o el liderazgo en los momentos más críticos del Brexit, cuando el proceso estuvo a punto de venirse abajo por las discrepancias en torno al futuro de la frontera con Irlanda del Norte y por la salvaguarda establecida --conocida como 'backstop' en la jerga comunitaria--.

EL SINN FÉIN SUBE

Las encuestas publicadas en los últimos días difieren en torno a la intención de voto que contemplan para cada partido, pero todas ellas muestran una tendencia a la baja para el Fine Gael, que ya gobierna en minoría gracias al respaldo puntual de su principal rival político, el opositor Fianna Fáil.

Segun el 'Sunday Business Post', el partido de Varadkar obtendría el 19 por ciento de los votos, mientras que otro sondeo publicado por 'The Irish Times' le sitúa en el 23 por ciento. El Fianna Fail, con Micheál Martin al frente, figura en ambos casos por delante, con un 23 y un 26 por ciento de intención de voto, respectivamente.

El tercer gran actor en disputa es el Sinn Féin, cuya líder, Mary Lou McDonald, ha ganado en popularidad en los últimos meses. La cadena pública RTE se vio obligada a admitir a McDonald en el debate televisado del martes tras excluirla inicialmente por considerar que no tenía opciones reales de encabezar el Gobierno, en virtud de lo dicho por los otros dos grandes partidos, que descartan una posible alianza.

Sobre el Sinn Féin sigue pesando la sombra del conflicto norirlandés, a pesar de los esfuerzos de la formación por presentarse como promotora de la paz en el Úlster, donde gobierna en coalición con el Partido Unionista Democrático (DUP) en virtud de los Acuerdos de Viernes Santo de 1998.

"Pedimos a los jóvenes que están hartos de los grandes partidos que vengan y voten al Sinn Féin como alternativa", ha dicho McDonald a los votantes, ante los que ha vendido una agenda social que incluye, entre otras promesas, la construcción de unas 100.000 viviendas públicas. También propone someter a referéndum en pocos años la posible unificación de la isla.

La encuesta del 'Sunday Business Post' sitúa al Sinn Féin con una intención de voto del 19 por ciento, pero la del 'Irish Times' aúpa a la formación al primer puesto, con un hipotético 25 por ciento que, de consumarse, supondría un auténtico terremoto político en un país que ya parece asumir que, de haber gobierno, será de nuevo en minoría.

El Fine Gael y el Fianna Fáil podrían terminar dependiendo de Los Verdes, que lograrían alrededor de un 8 por ciento de los votos en los comicios de este sábado, si se atiende a las estimaciones de las encuestas. También hay una amalgama de partidos menores y candidatos independientes que suman en torno al 20 por ciento.

EL RETO PERSONAL DE LOS DOS LÍDERES

Tanto Varadkar como Martin se la juegan en estas elecciones. Varadkar, hijo de un inmigrante indio y el primer jefe de Gobierno irlandés abiertamente homosexual, tiene ante sí el reto de revalidar en las urnas el mandato que le vino dado en 2017, fruto de una elección interna.

Martin, por su parte, tiene en estos comicios su última oportunidad, después de liderar el Fianna Fáil en tres procesos electorales. Lleva al frente de la formación conservadora desde poco antes de la debacle de 2011 y es, a día de hoy, el único líder que no ha logrado ser Taoiseach (primer ministro).

Los primeros resultados no se conocerán hasta el domingo, ya que las urnas no se abrirán hasta las 9.00 horas. Tras los anteriores comicios, en los que ninguno de los partidos logró una mayoría clara, la formación de gobierno se retrasó unos dos meses y los políticos irlandeses asumen que, salga lo que salga este sábado de las urnas, se abre un arduo periodo de negociaciones.