4 de mayo de 2012

El cómplice del asesino de Isaac Rabin asegura que se siente orgulloso de lo que hizo

RAMLE (ISRAEL), 4 May. (Reuters/EP) -

Hagai Amir, hermano y cómplice del hombre que asesinó en 1995 al primer ministro israelí Isaac Rabin, ha dicho este viernes, poco después de salir de prisión, que se siente orgulloso y que no se arrepiente de lo que hizo, en medio de protestas de organizaciones que rechazan su excarcelación.

Amir ha sido liberado y trasladado por su familia a un asentamiento judío de Cisjordania tras haber permanecido 16 años en la Prisión Ayalon por haber participado en el complot que permitió a su hermano Yigal Amir asesinar a Rabin durante un acto multitudinario en una plaza de Tel Aviv. Este hecho conmocionó al Estado judío y despertó una ola de repudio tanto dentro como fuera de Israel.

"No estoy arrepentido. Estoy orgulloso de lo que hice", ha dicho Amir frente a la prisión donde le esperaban sus familiares y miembros de organizaciones que le apoyan y de otras que exigían su inmediata excarcelación.

Hagai Amir fue condenado por haber ayudado a su hermano a matar a Rabin, por planificar ataques contra los palestinos en Cisjordania y por haber amenazado de muerte al ex primer ministro israelí Ariel Sharon.

"Tiene el apoyo de rabinos y otras personas que creen en él. Todavía no ha pagado su deuda con la sociedad. No solo mató al primer ministro, mató a toda una democracia. Estamos aquí y siempre lo estaremos para recordarle lo que hizo", ha dicho Dror Morag, secretario general del partido Meretz, citado por la Agencia Judía de Noticias.

Por su parte, Yigal Amir, condenado a cadena perpetua, dijo en su momento que había decidido asesinar a Rabin para que dejara de entregar a los palestinos parte de lo que él cree es territorio bíblico israelí.