31 de diciembre de 2015

Un juez frena la intención de Macri de modificar la Ley de Medios

   BUENOS AIRES, 31 Dic. (Notimérica) -

   El juez argentino Luis Arias ordenó este miércoles al Gobierno de Mauricio Macri la paralización de la ley de Medios que horas antes había anunciado el Jefe de Gabinete, Marcos Peña.

   El nuevo Ejecutivo anunció la creación de un nuevo ente cuyo objetivo sería regular la actividad de medios audiovisuales y de las comunicaciones en Argentina, pero pocas horas después el juez Arias le obligó a "abstenerse de suprimir o afectar derechos".

   El organismo, denominado "Ente Nacional de Comunicaciones", englobaría las funciones de los anteriores reguladores: la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) y Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC); pero el magistrado dictó una medida precautelar que prohíbe al Gobierno hacer modificaciones en la Afsca "mediante todo acto o reglamento que implique una modificación a cualquiera de las previsiones contenidas en la Ley 26.522 de servicios de comunicación audiovisual".

   "La modificación de una ley por decreto está prohibida por la Constitución", explicó Arias en declaraciones a la radio 'Del Plata'.

   La decisión del magistrado, según expuso él mismo, se ha tomado de manera preventiva "para que no haya nuevo actos que agraven la situación" y afectará a todas las medidas que se tomen desde el 29 de diciembre en adelante.

UNA LEY CONTROVERTIDA

    "Hoy se termina la guerra del Estado contra el periodismo y comienza una política pública de comunicaciones del siglo XXI", dijo Peña en la conferencia de prensa que dio para hacer pública la creación del ente regulador.

   En la misma señaló también que "para el Estado, no hay medios enemigos ni medios amigos", en una clara referencia a la batalla legal que mantienen la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el diario nacional Clarín desde 2009, cuando fue aprobada la ley.

   Precisamente el anuncio de cambio de esta ley, oficialmente llamada ley de Servicios de Comunicación Audiovisual ,ya le supuso al presidente recién llegado las primeras protestas por parte de los ciudadanos, que salieron a las calles el pasado 16 de diciembre para manifestarse contra la medida bajo el lema "La Ley de Medios no se toca".

   Aprobada en el año 2009 por diferentes partidos en el Congreso, está considerada como una de las principales victorias del 'kirchnerismo', ya que establece las pautas que rigen el funcionamiento de los medios radiales y televisivos en la República Argentina.

   Promulgada el 10 de octubre de 2009 por la por entonces presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, reemplazó a la Ley de Radiofusión 22.285, promulgada en 1980 por la dictadura militar y que estaba vigente desde entonces.

   "Desde la recuperación de la democracia el 10 de diciembre de 1983, existió un amplio consenso sobre la necesidad de derogar la norma de la dictadura y sancionar una nueva, en consonancia con las necesidades cívicas y participativas", señalaba el Gobierno argentino.

   A pesar de que los presidentes Raúl Alfonsín en 1988 y Fernando de la Rúa en 2001 presentaron unos proyectos de ley para reformar la Ley de Radiofusión, no fue hasta agosto de 2009 cuando Fernández de Kirchner envió a la Cámara de Diputados un proyecto de Ley para reemplazar a dicha Ley.

   La propuesta consistía en 21 puntos presentados por la Coalición por una Radiodifusión Democrática en 2004. Finalmente fue aprobado tras recibir más de cien modificaciones, donde se abría y se garantizaba la participación de instituciones públicas, organizaciones sociales y la ciudadanía en su conjunto como productores activos de la comunicación social.

   Ahora, tras conocer el dictado del juez, el Gobierno ha anunciado que promoverá una nueva normativa para sustituir tanto la Ley de Medios como la Ley de Telecomunicaciones de 2014.