14 de julio de 2009

Kim Jong-il sigue con sus visitas pese a su delicada salud

Por Jon Herskovitz

SEUL (Reuters/EP) - Los medios norcoreanos dijeron el martes que el líder del país, Kim Jong-il, iba a mantener una apretada agenda de visitas por todo el país, un día después de que una cadena de televisión surcoreana anunciara que tenía un cáncer de páncreas que ponía en peligro su vida.

Los medios nacionales han mostrado a menudo a Kim visitando fábricas, granjas y bases militares este año, intentado aportar a los ciudadanos un aire de normalidad en momentos de incertidumbre en el empobrecido país, dijeron los expertos.

Añadieron que esos viajes podrían ayudar a reforzar el apoyo interno hacia el líder de 67 años tanto como los recientes ensayos nucleares y con misiles. Las acciones militares se consideran dentro de los esfuerzos de Kim por despejar el camino para que lo suceda su hijo menor.

"Si su aspecto ha cambiado mucho, sólo podría reforzar el punto de vista de la opinión pública norcoreana de que Kim Jong-il va a salir de su camino para trabajar para ellos, lo que aumenta la simpatía del pueblo", dijo Koh Yu-hwan, especialista en líderes norcoreanos de la universidad Dongguk de Corea del Sur.

La agencia de noticias norcoreana KCNA dijo el martes que Kim recorrió una fábrica de azulejos, una visita de la que publicó fotografías no fechadas en las que el dirigente aparecía con pelo escaso y desordenado y aspecto delgado.

"Mostró una gran satisfacción por el hecho de que los soldados constructores levantaran la moderna fábrica de semejante manera", dijo KCNA.

Sólo en raras ocasiones Corea del Norte muestra a Kim como un gran líder presidiendo actos estatales y, en cambio, aparece en fotografías recorriendo ciudades y pueblos.

Estas visitas, conocidas como instrucción de campo, garantizan su liderazgo mostrando que comparte el dolor de su pueblo y comprende sus dificultades, incluso aunque los informes de inteligencia aseguren que tiene una vida lujosa.

Pese a sus problemas de salud, Kim ha realizado este año, según los medios norcoreanos, unas 80 visitas de este tipo, una cifra más alta que la de hace un año, dijo el ministro de Unificación de Corea del Sur.

ENFERMEDAD Y GUERRA

Después de que la cadena surcoreana YTN informara el lunes, citando fuentes de inteligencia, de que Kim tenía cáncer de páncreas, se han planteado más preguntas sobre su salud.

Funcionarios estadounidenses y surcoreanos no confirman la información, pero han dicho que Kim sufrió una apoplejía hace un año y que su estado parece delicado.

La televisión oficial norcoreana mostró a un Kim de aspecto enfermizo en un acto estatal la semana pasada.

Kim no ha designado un sucesor, pero las autoridades surcoreanas dijeron que se ha pedido a destacados responsables del Ejército y del Partido Comunista que prometieran lealtad a Jong-un, el hijo menor del líder, que se piensa que tiene 25 años, en una muestra aparente de que es el heredero de la única dinastía comunista de Asia.

Un problema para Kim es que su pueblo -y lo que es más importante, la élite- empiece a ver cada vez menos su salud como un tema que despierta simpatía y comience a imaginarse una Corea del Norte no liderada por él.

"La élite, naturalmente, va a empezar a alinearse con quien quiera que piense que va a sustituirle", dijo B.R. Myers, experto en ideología estatal de Corea del Norte en la universidad Dongseo, de Corea del Sur.

"Coloca su liderazgo en crisis independientemente de lo que el pueblo medio pueda estar pensando", añadió.

Myers dijo que le preocupaba que la salud de Kim pudiera desatar una crisis militar hecha y derecha en la península coreana.