22 de noviembre de 2019

Líbano.- La ONU aboga por la nominación "urgente" de un primer ministro en Líbano para superar la crisis

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El coordinador especial de Naciones Unidas para Líbano, Jan Kubis, ha abogado este jueves por la nominación "urgente" de un primer ministro para intentar poner fin a la crisis política en la que se encuentra el país, en el marco de las protestas desencadenadas en octubre.

En su comunicado, la oficina de Kubis ha confirmado que ha hecho un llamamiento a "iniciar el proceso de consultas parlamentarias y acelerar al máximo el proceso de formación de un nuevo Gobierno integrado por personalidades conocidas por su competencia e integridad y que tengan la confianza de la población".

"Este Gabinete, formado en línea con las aspiraciones de la gente y apoyado por el más amplio abanico de fuerzas políticas a través del voto de confianza en el Parlamento, estará en mejor posición para pedir apoyo a Líbano por parte de socios internacionales", ha argumentado.

Asimismo, ha recalcado que él mismo "no ha intervenido en los detalles de la formación del Gobierno, su carácter o composición" y ha apuntado que esto "sigue siendo un asunto soberano que deben decidir Líbano y su población".

En estos momentos, Saad Hariri ejerce de primer ministro en funciones desde que el 29 de octubre dimitiera su Ejecutivo y ante la falta de un acuerdo entre las fuerzas políticas para la nominación de un sucesor y su aprobación por parte del Parlamento.

La semana pasada surgieron informaciones en los medios locales acerca de un acuerdo para nominar al cargo al exministro de Finanzas Mohamed Safadi, si bien éste mismo afirmó que no optaría al cargo y apostó porque Hariri se mantuviera en el puesto.

Las protestas en Líbano arrancaron a principios de octubre en medio del deterioro de la crisis y después de una caída de la moneda local por primera vez en las últimas dos décadas. El descontento se arrastraba ya desde julio, cuando el Parlamento aprobó un presupuesto de austeridad para hacer frente al déficit.

Líbano hace frente a una gran deuda pública y problemas financieros debido a la ralentización del flujo de capitales necesario para financiar al Gobierno, lastrado además por el escaso crecimiento y una elevada tasa de desempleo, cercana al 30 por ciento.