15 de julio de 2009

Líderes del ALBA se reúnen en celebración histórica boliviana

LA PAZ (Reuters/EP) - Varios líderes de la izquierdista Alternativa Bolivariana para las Américas se reunirán el jueves en Bolivia, casi tres semanas después de un golpe de Estado contra uno de sus aliados, el hondureño Manuel Zelaya, confirmaron fuentes políticas.

El encuentro del grupo conocido por su sigla ALBA, que lidera el mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, se producirá en el marco de las celebraciones del bicentenario de la revolución independentista de La Paz, de la que surgió un fugaz primer gobierno latinoamericano independiente de la corona española.

Varios presidentes y delegados gubernamentales de una veintena de países comenzaron a llegar el miércoles a la capital política boliviana para participar en las celebraciones encabezadas por el presidente indígena Evo Morales, quien buscará la reelección en diciembre.

Morales, Chávez, sus colegas de Ecuador y Nicaragua y el vicepresidente de Cuba -los cinco mayores miembros del ALBA- se reunirán en la mañana del jueves para dialogar sobre una situación regional dominada en las últimas semanas por el derrocamiento de Zelaya.

"Además del bicentenario, obviamente la situación de Honduras estará en el centro de las conversaciones de los presidentes que nos visitan", dijo el miércoles a reporteros el diputado oficialista Jorge Silva, un líder legislativo muy próximo a Morales.

El portavoz gubernamental, Iván Canelas, precisó que los líderes del ALBA, a quienes se sumará el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, serán recibidos por Morales en el Palacio de Gobierno a primera hora del jueves, antes de los actos centrales en homenaje a la revolución del 16 de julio de 1809.

La Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) mantiene una línea de duro rechazo al Gobierno de facto de Honduras, encabezado por Roberto Micheletti desde el golpe del 28 junio, exigiendo en cambio el retorno de Zelaya al mando del país centroamericano.

Representantes de Micheletti y Zelaya tienen previsto encontrarse de nuevo el sábado en San José, para reanudar un diálogo que Chávez calificó como "muerto" y en el que actúa como mediador el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.

El boliviano Morales, quien se mostró también escéptico ante la mediación costarricense en la crisis hondureña, anunció el martes que entregará a sus colegas del ALBA pruebas de una supuesta participación de Estados Unidos contra Zelaya.

"Quisiera mostrarles cómo en el 2007 fuerzas comando (estadounidenses) hicieron un entrenamiento para preparar unas fuerzas especiales en cada país y que puedan hacer golpes de Estado", dijo Morales durante un acto en la ciudad de El Alto.

"Lo que el año pasado tenía que pasar en Bolivia, un golpe civil, ahora está pasando en Honduras. Es una agresión del imperio", agregó, en referencia a una ola de protestas antigubernamentales que sacudió al país altiplánico en septiembre del 2008 y dejó casi una veintena de muertos.

Bajo el Gobierno de Zelaya, Honduras se incorporó el año pasado al ALBA, un proceso de integración política y económica alentado por Chávez en contraposición a los tratados de libre comercio propugnados por Washington.