López Obrador describe como "amistoso y cordial" su primer encuentro con Peña Nieto tras su victoria electoral

Destaca el papel del presidente durante las elecciones y desvela que trabajarán de forma conjunta sobre la negociación del NAFTA

López Obrador describe como "amistoso y cordial" su primer encuentro con Peña Nieto tras su victoria electoral
3 de julio de 2018 REUTERS / EDGARD GARRIDO

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ha descrito este martes como "amistoso y cordial" el encuentro que ha mantenido durante la jornada con el presidente del país, Enrique Peña Nieto, quien ha subrayado la disposición del Gobierno a llevar a cabo una transición "ordenada y eficiente".

En su rueda de prensa tras el encuentro, López Obrador ha destacado que ambos han abordado "temas que tienen que ver con la transición" y ha resaltado que "tendrán que ponerse de acuerdo en muchos temas".

López Obrador ha desvelado que ha dado las gracias a Peña Nieto "por actuar de manera respetuosa durante el proceso electoral", antes de manifestar que "cuando un presidente interviene en las elecciones no hay una auténtica, una verdadera democracia".

"He padecido de ese intervencionismo faccioso, que no corresponde a sistemas políticos democráticos y ahora tengo que reconocer que en este proceso electoral el presidente actuó con respeto y las elecciones fueron, en lo general, libres y limpias", ha añadido.

"No dejaron de haber problemas de intervención de autoridades en algunos estados, pero los órganos electorales se van a hacer cargo de que limpien estos procesos, se haga valer la ley y se respete el voto de los ciudadanos", ha dicho.

Así, ha apostado por "una transición ordenada, pacífica, (en la) que no haya sobresaltos". "Que haya confianza el temas económicos y financieros, con el compromiso de que vamos a ser respetuosos con la autonomía del Banco de México", ha dicho.

López Obrador ha manifestado que "se va a mantener una política macroeconómica con equilibrios fiscales" y que "no va a haber injerencia en temas financieros, en lo que respecta a al intercambio monetario".

El presidente electo ha resaltado que entre los temas abordados ha figurado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA o TLCAN) y que ambos han acordado trabajar de forma conjunta sobre los presupuestos, que incluirían una reducción de su propio salario.

En este sentido, ha apuntado que también han pactado trabajar de forma conjunta sobre la negociación del NAFTA y que uno de los objetivos es que el equipo negociador se mantenga con su actual estructura.

"Vamos a trabajar de manera conjunta en lo relacionado con la revisión del TLCAN. Vamos a ponernos de acuerdo para que el equipo que ha llevado a cabo este proceso de negociación se mantenga y podamos, con técnicos y especialistas, acompañar este proceso, desde luego siempre respaldando al Gobierno actual", ha dicho.

Por otra parte, ha dado las gracias a aquellos que le han votado en las elecciones y ha recalcado que "se votó también y sobre todo por el programa de transformación".

"La gente quiere un cambio verdadero, y eso es lo que nosotros vamos a llevar a la práctica de manera ordenada, de forma pacífica", ha dicho, antes de prometer "un cambio profundo".

"No luchamos por cargos. No es el quítate tú porque quiero yo. No es la ambición del poder por el poder o la ambición al dinero. Lo que nos motiva a luchar es cambiar esta amarga realidad que se padece en nuestro país. Queremos llevar a cabo una transformación, cambiar al régimen corrupto de injusticias y privilegios, y va a haber un cambio real", ha indicado.

López Obrador ha reiterado que "va a ser un cambio radical". "Que nadie se asuste, porque la palabra radical viene de raíz. Lo que vamos a hacer juntos, todos los mexicanos, es arrancar de raíz el régimen corrupto de injusticias y de privilegios", ha manifestado.

Por último, ha confirmado que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, visitará el país. Tanto el Departamento como el Ministerio de Exteriores mexicano han desvelado que el viaje tendrá lugar el 13 de julio.

PEÑA NIETO SUBRAYA QUE APOYARÁ LA TRANSICIÓN

Por su parte, la Presidencia mexicana ha señalado que el objetivo del encuentro del mandatario con López Obrador ha sido "dialogar acerca del proceso de transición entre las dos administraciones que se desarrollará a lo largo de los próximos meses".

El presidente ha reiterado su felicitación al presidente electo y ha recalcado "la disposición del Gobierno de la República para brindarle el apoyo que requiera para preparar el inicio de la próxima administración federal".

"Ambos se congratularon por el exitoso desarrollo de la jornada electoral, así como por el espíritu cívico y la intensa participación ciudadana que la caracterizaron", ha señalado en su comunicado.

Asimismo, ha manifestado que el proceso formal de transición arrancará una vez el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratifique la victoria de López Obrador, lo que ha sido confirmado por él mismo durante la rueda de prensa.

La Presidencia ha dicho además que la Presidencia nombrará a un grupo de funcionarios que "fungirán como contrapartes de las personas ya nombradas" por López Obrador y que todos ellos "se reunirán periódicamente para asegurar una transición ordenada, detallada y transparente".

"Este esfuerzo de coordinación tiene como propósito concluir de manera ordenada y eficaz la actual administración y ofrecer al futuro gobierno las mejores condiciones para que pueda iniciar una gestión exitosa, en beneficio de las y los mexicanos", ha sostenido.

Por último, ha recalcado que el Gobierno de Peña Nieto "continuará trabajando con toda dedicación, hasta el último día de su mandato, para cumplir con los compromisos que asumió con la ciudadanía".