Nadie recibe a Macron, Merkel llega tarde, el príncipe saudí se esconde, así están llegando los líderes al G20

Nadie recibe a Macron, Merkel llega tarde, el príncipe saudí se esconde, así están llegando los líderes al G20
30 de noviembre de 2018 TWITTER/@INFOBE

BUENOS AIRES, 30 Nov. (Notimérica) -

Algunas de las esperadas llegadas de los mandatarios que participarán en la cumbre del G20 han generado controversia, o cuanto menos, polémica.

El primero en llegar, y uno de los más esperados, fue el príncipe saudita, Mohammad Bin Salman, que aterrizaba ayer en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza acompañado de las sombras por los crímenes de guerra en Yemen y del polémico asesinato del periodista Jamal Kashoggi. Prefirió mantenerse lejos de los periodistas y se encerró en la residencia del embajador árabe, Riyad Saud Alkhenene, en Palermo Chico --una zona residencial de Buenos Aires-- para, desde allí, observar cómo se iba desarrollando la petición de Human Rights Watch a la justicia argentina para investigarlo.

EMMANUEL MACRON

Uno de los momentos más embarazosos fue la llegada del presidente francés, Emmanuel Macron, y su mujer, Brigitte Macron, que, cuando el matrimonio se dispuso a bajar del avión, se encontró con la sorpresa de que no había nadie para recibirlos. Solamente pudieron saludar a los empleados del aeropuerto que se encontraban allí para mantener la seguridad y el control del momento.

Cuando abrieron las puertas de la aeronave, Macron miraba al horizonte con cara de circunstancia pero sin parar de sonreír. Bajando las escaleras, Macron --que susurraba algo a su esposa-- levantaba la vista en busca de alguien, probablemente algún miembro del equipo de gobierno argentino.

En el momento en el que el matrimonio se disponía a subir al coche que los llevaría al hotel, apareció la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, que más tarde declaró al medio 'TN' que tanto el embajador francés, Pierre Henri Guignard, como el vicecanciller argentino, Daniel Raimondi, y ella, "teníamos que esperar a que nos dijeran 'ahora' y entonces ahí arrancábamos para la alfombra roja para recibirlos. Cuando nos dijeron 'ahora', vamos y nos damos cuenta que ya se estaban metiendo en el auto. Pasó que a ellos les dieron la voz de 'ahora' antes que a nosotros", informó la vicepresidenta.

DONALD TRUMP

Otro de los aterrizajes esperados fue el del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que en cuestión de minutos desorganizó la agenda prevista para el G20. Poco después de despegar, y ya en el Air Force One, Trump anunció a través de su cuenta de Twitter la suspensión del esperado encuentro que tenía previsto mantener con su homólogo ruso, Vladímir Putin, relacionando su decisión con el choque entre Rusia y Ucrania.


Además, minutos antes, su exabogado y consejero durante más de una década, Michael Cohen, había decidido personarse --de manera repentina-- ante el tribunal de Nueva York para reconocer que mintió ante el Comité de Inteligencia del Senado sobre los negocios que llevó a cabo Trump en Rusia: construir una Trump Tower durante la campaña electoral de las presidenciales. Cohen, ya se había declarado culpable también de incumplir las leyes de financiación de campaña.

ANGELA MERKEL

Cada líder llegó al país argentino con 'sus más y sus menos' pero hay alguien que no ha llegado aún (ni se la espera hasta bien entrada la tarde): la canciller alemana, Angela Merkel, que se perderá el primer día de cumbre debido a problemas con su avión y se prevé que no llegará hasta las 18:00 (hora local).

Ayer jueves por la noche, Merkel subió al avión y despegó de Berlín dispuesta a cruzar el Atlántico, pero a la altura de Holanda, el aparato comenzó a tener fallos técnicos que obligaron a realizar un aterrizaje de emergencia en Colonia. Desde allí viajó hasta Madrid desde dónde esta mañana ha despegado en dirección a Buenos Aires en un avión comercial de la compañía Iberia con un equipo reducido de colaboradores.

Contador