11 de noviembre de 2019

Malí.- El Ejército de Malí se repliega de sus posiciones aisladas ante el envite de los yihadistas

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Malí ha anunciado este fin de semana que está procediendo a evacuar sus posiciones más aisladas y trasladar a sus efectivos a "centros de resistencia" ante el continuado envite de los terroristas, una semana después del ataque que se cobró la vida de casi 50 soldados en Indelimane, en el centro del país.

Así, el Estado Mayor ha informado a los malienses de que "con el fin de reconsiderar nuestra posición operativa en el terreno, las unidades aisladas van a ser reagrupadas en puntos de apoyo y centros de resistencia".

En este sentido, ha precisado en su Twitter, los soldados en los puestos de Anderaboukane e Indelimane se replegaron el sábado a Ménaka, mientras que los apostados en Labbezanga, lo hicieron a Ansongo. Estas tres posiciones se encuentran cerca de las fronteras con Níger y Burkina Faso.

En virtud de dicho cambio operativo, que había sido ordenado por el presidente del país, Ibrahim Boubacar Keita, "otras unidades también se verán afectadas". El mandatario había dado órdenes para la "elaboración de un nuevo concepto operativo" en el que la ofensiva desempeñe un papel importante y en el que se mejoren las condiciones de enfrentamiento de los miembros de las fuerzas de seguridad.

El objetivo, ha aclarado el Ejército, es "adaptar mejor la estrategia frente a la amenaza de los terroristas y otros narcotraficantes", subrayando que "no es para nada cuestión de abandonar a la población".

Fuentes del Ministerio de Defensa, consultadas por la emisora RFI, han asegurado que la población seguirá estando protegida y que habrá unidades móviles muy activas en el terreno.

"Estamos en guerra", sostuvo Keita la semana pasada tras el ataque de Indelimane y la muerte de un soldado francés en otro ataque, denunciando que "los señores de la guerra del terrorismo internacional en el Sahel siguen su cruzada obscurantista sangrienta con el objetivo evidente de destruir nuestras instituciones, nuestro país y nuestros países".

Malí ha venido registrando cada vez con mayor frecuencia atentados de grupos yihadistas. En el país operan tanto filiales de Al Qaeda como de Estado Islámico.