2 de abril de 2012

Malvinas.- Argentina acusa a Reino Unido de ser una "potencia colonial" que se niega a resolver los conflictos

BUENOS AIRES, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman, ha acusado este lunes a Reino Unido de ser una "potencia colonial" que "se niega a resolver los conflictos en forma pacífica", en alusión a la disputa que mantienen ambos países por la soberanía de las islas Malvinas.

Timerman ha afirmado que Buenos Aires debe librar la "batalla contra el colonialismo del siglo XIX" con las herramientas del siglo actual, como "forzar" a Reino Unido y mostrar a ese país "ante el mundo como lo que es: una potencia colonial que se niega a resolver los conflictos en forma pacífica", según informó la agencia de noticias Télam.

Asimismo, ha estimado que es un logro que en la actualidad esté en la opinión pública la cuestión de las Malvinas. "Por primera vez en años, después de la guerra, hemos logrado instalar el tema Malvinas, porque se trata de un tema de colonialismo", ha puntualizado en declaraciones al programa 678 de la televisión pública argentina.

El ministro también ha acusado a los diarios locales 'Clarín' y 'La Nación' de tratar de militarizar la disputa, mientras el Gobierno mantiene la vía diplomática como alternativa para solucionar el tema. "En 85 países ya hay comités de apoyo a las negociaciones pacíficas entre Argentina y Gran Bretaña", ha comentado.

Timerman ha puntualizado además que las protestas argentinas por la soberanía de Malvinas comenzaron hace casi 180 años y no hace treinta años cuando se produjo la guerra que enfrentó a ambos países y que dejó decenas de muertos.

Buenos Aires reclama la soberanía de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, que Reino Unido se anexionó en 1833. En 1982, ambos países se enfrentaron en una guerra que se saldó con la muerte de 649 militares argentinos, 255 británicos y tres civiles isleños.

En los últimos meses, ha aumentado la tensión sobre el control del archipiélago después de que la presidenta denunciase lo que consideró la "militarización" del Atlántico Sur tras el envío de un buque de guerra británico a la zona.

En los 30 años que han transcurrido desde la Guerra de las Malvinas, la población del archipiélago se ha duplicado --ahora son unos 3.000-- y su producto interior bruto ha aumentado de seis millones de euros en 1980 a más de 120 millones en la actualidad.

El conflicto diplomático ha empeorado, además, por el inicio de la exploración petrolera en el Atlántico Sur, lo que ha enfurecido al Gobierno argentino, que ha declarado la disputa por la soberanía de las islas Malvinas un asunto de prioridad nacional.