3 de enero de 2013

Malvinas.- Cameron replica a Fernández que hará "todo lo posible para proteger los intereses" de los isleños

LONDRES, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, David Cameron, ha respondido a la petición de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, de que Reino Unido devuelva las Malvinas asegurando que hará "todo lo posible para proteger los intereses" de los isleños, que han manifestado su deseo de ser británicos.

Fernández de Kirchner ha enviado una carta a Cameron en la que le insta a "poner fin al colonialismo" y "devolver las islas Malvinas" a Argentina, de cuya ocupación por Reino Unido se cumplen este jueves 180 años.

En la carta, publicada como un anuncio en los diarios británicos 'The Guardian' y 'The Independent', Fernández de Kirchner ha solicitado a Londres que cumpla con la resolución de Naciones Unidas que urge a los estados miembro de la organización internacional a "poner fin al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones".

Desde Downing Street, un portavoz ha subrayado que los habitantes de las Falklands, como se conoce a las islas en Reino Unido, han mostrado "un claro deseo de seguir siendo británicos" y por tanto el primer ministro hará "todo lo posible para proteger los intereses de los isleños".

Según el portavoz, citado por la BBC, el Gobierno argentino debería respetar el derecho a la autodeterminación de los habitantes de las Malvinas y acatar el resultado del referéndum que estos celebrarán el próximo mes de marzo para decidir si quieren seguir formando parte de Reino Unido. Todo apunta a que el resultado será afirmativo.

NEGOCIACIONES

En la carta, la presidenta argentina ha manifestado que Reino Unido debería abrir negociaciones sobre la soberanía de las islas, al tiempo que ha destacado que las mismas "le fueron quitadas a la fuerza a Argentina exactamente hace 180 años, el 3 de enero de 1833".

En este sentido, ha puntualizado que las Malvinas están ubicadas "a 8.700 millas (14.000 kilómetros) de Londres" y ha apuntado que la Marina británica fue responsable de la expulsión de los residentes argentinos y su sustitución por ciudadanos británicos en lo que ha descrito como "un ejercicio evidente de colonialismo en el siglo XIX".

La presidenta argentina ha denunciado que desde que se produjo la ocupación de las islas, "Reino Unido, la potencia colonial, se ha negado a restituir esos territorios a la República Argentina, privándola así de reconstituir su integridad territorial" y todo ello pese a que en 1965 la Asamblea General de la ONU consideró "a las Islas Malvinas un caso de colonialismo e invitó a negociar una solución a la disputa de soberanía entre ambos países".