2 de abril de 2012

Malvinas.- Hague critica las medidas de Argentina para "coaccionar" a los malvinenses

Reitera que Londres no negociará sobre la soberanía de las islas "hasta que las personas que residen allí así lo deseen"

LONDRES, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, ha criticado las medidas que han tomado las autoridades argentinas en los últimos años para "tratar de coaccionar" a los habitantes de las islas Malvinas, cuya soberanía reclama Argentina pero están controladas por Reino Unido.

En un artículo publicado en el periódico 'The Daily Telegraph' con motivo del trigésimo aniversario de la invasión del archipiélago por parte de la junta militar que gobernaba Argentina entonces, que se recuerda este lunes, Hague ha afirmado que Reino Unido defenderá su soberanía sobre esos territorios.

Argentina reclama la soberanía de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, que Reino Unido se anexionó en 1833. En 1982, ambos países se enfrentaron en una guerra que se saldó con la muerte de 649 militares argentinos, 255 británicos y tres civiles isleños.

La política del Ejecutivo de la presidenta Cristina Fernández en los últimos meses con respecto a esa disputa ha sido "profundamente lamentable" y sus declaraciones "no han impresionado a muchos, ni siquiera en Sudamérica", según el ministro británico. "En vez del diálogo y el compromiso que demostró Argentina en los años 90, en los últimos años se han tomado una serie de medidas para tratar de coaccionar a las islas", ha destacado.

En su artículo, Hague asegura que ha habido "intentos de intimidar" a empresas del sector petrolero, que la Guardia Costera argentina ha "acosado" a barcos pesqueros malvinenses y que se ha "amenazado" con eliminar la única conexión aérea que existe entre las islas y Sudamérica y con cerrar sus puertos a los cruceros.

"Estos esfuerzos para fomentar el desacuerdo, que ni nosotros ni los habitantes de las islas Falkland (Malvinas) hemos pretendido provocar nunca, no están en sintonía con la colaboración internacional en el mundo moderno", ha advertido.

Según el periódico 'The Sunday Telegraph', el Gobierno argentino ha amenazado a un grupo de bancos británicos y estadounidenses con denunciarlos por asesorar y elaborar informes sobre empresas que trabajan en el sector petrolero en las Malvinas.

LO QUE DESEEN LOS MALVINENSES

Hague ha subrayado que Reino Unido "mantendrá un compromiso total con la defensa del derecho de los habitantes de las Falkland, algunos de los cuales viven allí desde hace nueve generaciones, a elegir su futuro político y económico". Además, Londres no negociará sobre la soberanía de las islas "hasta que las personas que residen allí así lo deseen", ha añadido.

El ministro ha recordado que ambos países alcanzaron acuerdos sobre pesca, hidrocarburos, comunicaciones, comercio y "medidas para fomentar la confianza" pero, en su opinión, Argentina no los ha cumplido.

Por otro lado, Hague ha señalado que, "pese a los continuos esfuerzos de Argentina para impedirlo, los habitantes de las Falkland han desarrollado una próspera economía, con un sector pesquero gestionado de forma responsable, un sector turístico basado en su entorno natural único y el comienzo de la industria de los hidrocarburos".

En los 30 años que han transcurrido desde la Guerra de las Malvinas, la población del archipiélago se ha duplicado --ahora son unos 3.000-- y su producto interior bruto ha aumentado de 6 millones de euros en 1980 a más de 120 millones en la actualidad.

El conflicto diplomático ha empeorado en los últimos meses con el inicio de los trabajos de exploración de petróleo en el Atlántico Sur, lo que ha enfurecido a Buenos Aires, que ha declarado la disputa por la soberanía de las islas Malvinas un asunto de prioridad nacional.

BENEFICIO COMÚN

El aniversario de la invasión puede ser, según Hague, una ocasión para "reflexionar sobre cómo podemos trabajar todos juntos en nuestro beneficio común en los próximos años". "Es relevante el hecho de que muchos países que mantienen desacuerdos bilaterales sigan colaborando en ámbitos en los que hay un beneficio mutuo, como la cooperación económica y comercial", y "ese es nuestro deseo con Argentina", ha indicado.

El ministro de Exteriores británico ha afirmado que, "independientemente de la política regional, a los habitantes del las Falkland les interesa participar en esta nueva realidad regional".

"Debemos recordar al mundo que, en los años que han pasado desde su liberación, los habitantes de las Falkland han reiterado, sin condiciones y de forma inequívoca, su deseo de mantener su estatus constitucional y su identidad nacional y de vivir en paz con sus vecinos de América Latina", ha resaltado.

"Mientras los ciudadanos de las Falkland sigan expresando esa opinión, Reino Unido defenderá y apoyará su derecho a hacerlo", ha agregado.