20 de enero de 2013

El vicepresidente argentino reprende la convocatoria del referéndum por ser una "falta de respeto"

BUENOS AIRES, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, ha reprendido este sábado el referéndum que se celebrará en las islas Malvinas en marzo sobre su soberanía británica por considerarlo una "falta de respeto".

"Un referéndum que será votado por los colonos, los mismos que desplazaron a los verdaderos habitantes de esas tierras, es una falta de respeto a la inteligencia y el derecho nacional e internacional", ha argumentado Boudou.

"Sepan que ningún tipo de pirata se va a quedar con la soberanía y dignidad de Argentina", ha desafiado Boudou, en unas declaraciones realizadas durante una visita a la ciudad de San Carlos de Bolívar, en la provincia de Buenos Aires (este).

Así pues, el vicepresidente argentino ha asegurado que el Gobierno apostará "con toda la fuerza" por la paz y ha recordado el apoyo brindado por varios gobiernos latinoamericanos, así como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Boudou ha insistido en que los gobiernos de Argentina y Reino Unido deben sentarse a dialogar sobre la soberanía de las islas Malvinas, según ha informado la agencia estatal de noticias, Télam.

REFERÉNDUM

"¿Quiere que las islas Malvinas retengan su actual estatus político como un Territorio de Ultramar de Reino Unido?" será la pregunta que los ciudadanos malvinos hallarán en sus papeletas el 10 y el 11 de marzo con las respuestas 'Sí' y 'No'. El plebiscito contará con la supervisión de una misión de observadores internacionales.

En la actualidad, las islas Malvinas gozan de un gobierno autónomo, a excepción de las carteras de Exteriores y Defensa que controlan desde Londres.

Argentina ha exigido a Reino Unido el inicio de una negociación sobre la soberanía de las islas Malvinas, si bien ambas naciones se disputan este pequeño archipiélago desde 1833.

A ojos de la ONU, las islas Malvinas es un territorio cuya soberanía aún está bajo litigio, aunque sí reconoce su adscripción a los dominios de Reino Unido. No obstante, Buenos Aires reniega la soberanía británica y alega una invasión británica llevad a cabo por el Ejército de Reino Unido en 1982.