19 de febrero de 2010

Malvinas.- Zapatero y Brown apuestan por la "diplomacia" para resolver el contencioso de las Malvinas

LONDRES, 19 Feb. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández) -

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro británico, Gordon Brown, han apostado hoy por la vía diplomática para que Reino Unido y Argentina resuelvan la nueva crisis abierta por la decisión británica de llevar adelante proyectos de exploración de hidrocarburos en la zona de las Malvinas, cuya soberanía reivindica Buenos Aires.

En rueda de prensa conjunta tras entrevistarse en Downing Street, Brown subrayó que el Reino Unido ha actuado "dentro de la legislación internacional" en cuanto a las exploraciones. No obstante, confió en que los contactos diplomáticos entre los dos países surtan efecto y "se puedan rebajar las tensiones".

Zapatero también apostó por "el diálogo, la diplomacia y la cercanía" para resolver el contencioso y puso en valor el "buen talante" de Brown, para llevar a cabo la negociación con Argentina, después de que le preguntaran si España podría desplegar alguna gestión en relación a este asunto.

El Gobierno argentino también dijo hoy que su objetivo es "sentarse a negociar" con Reino Unido sobre la soberanía de las islas Malvinas y "el mar circundante", según comentó el vicecanciller argentino, Victorio Taccetti, en alusión al encuentro que sostendrá el próximo miércoles el ministro de Exteriores, Jorge Taiana, con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en Nueva York, y que tendrá como principal objetivo buscar esa negociación con Londres.

Hoy está previsto que la plataforma off-shore de perforación Ocean Guardian llegue a la zona para iniciar actividades de exploración a 160 kilómetros al norte de las Malvinas, pese a que Argentina emitió un decreto en el que obliga a todos los barcos que naveguen por las aguas en disputa a tener autorización previa del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para poder transitar.

Buenos Aires ha declarado "ilegítima" la decisión de varias petroleras británicas de acelerar los trabajos de prospección petrolífera en aguas en torno a las islas que se disputan ambos, lo que ha desatado un nuevo conflicto diplomático con Londres en el que podría intervenir la ONU.