6 de agosto de 2009

Mejora de mercado laboral español oscurecerá desde otoño: BBVA

MADRID (Reuters/EP) - El mercado laboral de España volverá a ensombrecerse a partir del otoño boreal, tras interrumpir durante tres meses consecutivos más de un año de alzas en el desempleo que han llevado a la tasa de paro al 18 por ciento en un clima de recesión.

Un informe sobre el mercado laboral español del servicio de estudios de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) divulgado el jueves dijo que las principales causas de la mejoría reciente del mercado de trabajo fueron el Plan E del Gobierno y al empleo extra que suponen tradicionalmente los meses del verano.

"El fin del periodo estival y el agotamiento del Plan E apuntan a registros menos favorables a partir de septiembre", dijo el informe, refiriéndose al mercado laboral español.

Esta tesis coincide plenamente con la sostenida por el Gobierno, los sindicatos y analistas del sector, tras publicarse las cifras laborales de julio.

Según BBVA, la situación del mercado laboral sigue siendo "muy adversa" pese a que las mejoras acumuladas entre los meses de mayo a julio -cuando el desempleo se ha reducido en unas 100.000 personas- han supuesto un balón de oxígeno.

El paro registrado se redujo en julio por tercer mes consecutivo en algo más de 21.000 personas.

La negativa evolución del mercado laboral obligó al Gobierno a tomar distintas medidas para favorecer el empleo en España, como aprobar en junio una partida extraordinaria de 17.000 millones de euros para hacer frente a los pagos derivados de las prestaciones por desempleo.

El Ejecutivo también aprobará en Consejo de Ministros el 13 agosto la prestación de 420 euros al mes durante seis meses a todas aquellas personas que estén desempleadas y no tengan otros ingresos.

LO PEOR QUEDO ATRAS

Según el informe, la fase más crítica de la recesión estaría superada, ya que las medidas adoptadas por el Gobierno -como el Fondo de Inversión Local- junto con otros factores de estímulo, como las bajas tasas de interés en la zona del euro y la estabilización financiera, han beneficiado a la economía doméstica.

"En general, cabe señalar que los indicadores de carácter más adelantado, como los de expectativas y algunos indicadores financieros, muestran señales más sólidas de haber iniciado una senda de mejora", indicó el informe.

En medio de este contexto, el servicio de estudios del banco sostiene que la economía española va a experimentar una contracción del 3,5 por ciento en el 2009 y del 0,7 por ciento el 2010.

La última previsión oficial del Gobierno para el 2009 apunta a una contracción del PIB real del 3,6 por ciento y del 0,3 por ciento para el 2010.

"Pese al mayor lastre que supone el nivel de endeudamiento y el sector inmobiliario, la economía española caerá en 2009 menos que Europa", dijo.

El Banco de España dijo la semana pasada que la economía española se contrajo un 0,9 por ciento en el segundo trimestre.

Con todo, el servicio de estudios de BBVA dijo que el riesgo más importante que se planteará una vez superada la recesión "en algún momento de 2010" sería que se entrara en un periodo definido por una baja tasa de crecimiento y una lenta disminución del desempleo.

"En ausencia de reformas estructurales clave sobre los mercados de factores, bienes y servicios se producirá una significativa caída del crecimiento potencial de la economía española, que limitaría la fortaleza de la recuperación posterior", añadió el informe.

(Información de Manuel María Ruiz; Editado por Feliciano Tisera en Mesa de Madrid)