17 de diciembre de 2007

Mercosur.-Comienza en Montevideo la cumbre semestral del Mercosur con pocas expectativas de zanjar acuerdos pendientes

MONTEVIDEO, 17 Dic. (EP/AP) -

La cumbre semestral del Mercosur se inaugura hoy en Montevideo, donde la presidenta argentina Cristina Fernández asumirá el mandato temporal del organismo, en un ambiente de escepticismo ante el alcance de un acuerdo de un Código Aduanero, el conflicto uruguayo-argentino respecto a la planta de celulosa y la incorporación de Venezuela como miembro permanente de la institución.

La cumbre comenzará con la reunión del Consejo de Ministros del Mercosur, formado por los cancilleres y ministros de Economía de todos los países que darán el visto bueno a un tratado de libre comercio entre el bloque sudamericano e Israel.

Los escasos avances para fijar un Código Aduanero que debía comenzar en 2008 con el fin de evitar el doble cobro arancelario de las mercancías en tránsito y la persistencia de los exixtentes desacuerdos comerciales de Argentina y Brasil con Uruguay y Paraguay, muestra las escasas expectativas de la cumbre.

A ello se suma el conflicto uruguayo-argentino respecto a la planta de celulosa de la empresa finlandesa Botnia y los cortes de los puentes desde Argentina en protesta por la instalación de esa compañía en la parte oriental del Río Uruguay.

En septiembre del 2006 el Tribunal de Controversias del Mercosur favoreció a Uruguay y reclamó a Argentina poner fin al bloqueo en los puentes internacionales, pero la situación persiste por parte de los argentinos ya que reclaman que la fábrica de celulosa contaminará las aguas del río. Por su parte, el Gobierno uruguayo rechaza dichos argumentos.

Y otro hecho es que Venezuela aún sigue sin obtener luz verde para incorporarse como miembro permanente del organismo regional, porque los congresos de Brasil y Paraguay no lo han aprobado y un reciente escándalo destapado por una investigación de fiscales estadounidenses podría constituirse como un nuevo obstáculo para afiliarse al Mercosur.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo en agosto que si para esta cumbre su país no era miembro pleno, su presencia en Montevideo no se justificaba, pero de momento se desconoce si asistirá o no.