19 de enero de 2007

Mercosur.- 'Lula' ofrece todo su respaldo a Chavéz al defender el pluralismo ideológico en la integración regional

El bloque ve positiva la entrada de Bolivia, pero Kirchner advierte de una excesiva flexibilización añadida a la de Paraguay y Uruguay

RÍO DE JANEIRO (BRASIL), 19 Ene. (EP/AP) -

El presidente de Brasil, Luiz Inácio 'Lula' da Silva, dio hoy un claro respaldo al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, al afirmar que "el pluralismo ideológico es totalmente compatible" con el Mercado Común del Sur (Mercosur) y su "proyecto de integración regional".

Así lo indicó 'Lula' durante la ronda final de discursos en la reunión cumbre del bloque, que se está celebrando estos días en Río de Janeiro. "Hay que respetar las diferencias en políticas internas que nuestros países adopten para enfrentar en desafío del desarrollo", agregó.

El mandatario brasileño también se mostró dispuesto a aceptar como miembro de pleno derecho a Bolivia. En este sentido, afirmó: "Sean bienvenidos los hermanos bolivianos y todos aquellos que quisieran unirse a nuestro bloque".

Por su parte, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ratificó su compromiso con el futuro del Mercosur como parte de los esfuerzos por consolidar el proceso de integración regional, y destacó las propuestas de su país para avanzar hacia la complementación económica y social.

En este sentido, mencionó la iniciativa del canal multinacional Telesur e hizo un llamamiento a los países miembros del bloque para que se sumen a este proyecto "con voluntades", según informa la agencia 'Prensa latina'.

Respecto a la energía, recordó que Sudamérica dispone de suficientes recursos para enfrentarse a sus necesidades "durante siglos", y destacó la activación de proyectos como el del Gasoducto del Sur y las empresas vinculadas a la explotación de petróleo.

BANCO DEL SUR

En materia económica, una vez mas reiteró la propuesta del Banco del Sur, para lo cual, según indicó, se podría incluso avanzar en la creación de una comisión con vistas a estudiar este asunto. Chávez señaló que Venezuela está dispuesta a aportar, para la creación de esta institución, unos 4.000 millones de dólares (3.090 millones de euros), añadiendo que si cada uno contribuye, se llegaría a una suma de entre 10.000 y 15.000 millones de dólares (entre 7.700 y casi 11.600 millones de euros).

Con ello, contaríamos con "un banco nuestro, no dependeríamos de nadie, sólo de nosotros mismos y tenemos cómo hacerlo", resaltó el mandatario venezolano, al tiempo que subrayó que con los fondos necesarios la región se enfrentaría a buena parte de las inversiones que se requieren en las esferas sociales y de educación, lo que calificó de "necesidad suprema".

Durante esta ronda de reuniones, los jefes de Estado asistentes afinaban también la declaración final de la Cumbre del bloque comercial en la que, según los participantes, tendrá un perfil marcadamente político por encima de lo comercial, con elogios a los recientes procesos electorales en Brasil, Venezuela y Ecuador.

Los mandatarios formalizarán dos decisiones anunciadas previamente por sus ministros de Exteriores: la creación de dos grupos de trabajo, uno para definir cómo y qué debe hacer Bolivia para entrar como miembro pleno, y otro que analice las propuestas de Brasil para atender las reclamaciones de Uruguay y Paraguay por sus desventajas comerciales frente a los grandes socios del bloque.

Argentina considera que el bloque "se ha consolidado como motor de la democracia en la región... una región más estable", indicó, por su parte, el presidente argentino, Néstor Kirchner. "No es que nos encontremos en un punto lírico y sin contratiempos, (porque) los problemas siempre acechan nuestras integraciones, pero lo cierto es que se van obteniendo resultados", añadió.

Entre estos, avances Kirchner mencionó el acuerdo firmado anoche entre Venezuela y Brasil para iniciar los estudios de construcción del Gasoducto del Sur cuando Argentina y Bolivia terminen la parte que aún les queda por definir.

PAÍSES MÁS DÉBILES

Pero Kirchner no dejó pasar la ocasión para decir que, si bien su país da la bienvenida a un eventual ingreso de Bolivia, considera inconveniente que se flexibilicen algunas normas internas del bloque para facilitar su entrada y a la vez beneficiar a Paraguay y Uruguay.

En este sentido, los presidentes de estos dos países, Nicanor Duarte y Tabaré Vázquez, respectivamente, volvieron a manifestar sus quejas por lo que consideran que son "injusticias y desigualdades" del bloque para sus socios más pequeños.

Tanto Duarte como Vázquez parecieron dejar de lado los proyectos de integración --sus países recibieron en la Cumbre la aprobación de desembolsos de unos 50 millones de dólares (38,6 millones de euros) para planes de infraestructura-- para llamar nuevamente la atención sobre su situación.

"Lo que reclama Uruguay, sobre todas las cosas, es justicia... después vendrá la solidaridad... No somos objeto de beneficencia", manifestó Vázquez, mientras que Duarte abogó por que la integración energética proyectada por los países del Mercosur tenga "un tratamiento diferenciado", ya que "su modelo debe ser de equidad".

Los conferenciantes destacaron también que a pesar de todos los problemas, el Mercosur es una realidad política y comercial para la región, con un comercio de unos 4.000 millones de dólares (3.090 millones de euros) en 1991, cuando nació el bloque, y que superó los 30.000 millones de dólares en 2006 (23.177 millones de euros).