9 de diciembre de 2012

Activistas levantarán un campamento para pedir la liberación de detenidos durante la investidura de Peña Nieto

MÉXICO DF, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

Activistas mexicanos han anunciado este sábado que levantarán un campamento frente al Reclusorio Norte de la capital para pedir la liberación de los 69 detenidos durante las numerosas manifestaciones que se celebraron en la capital mexicana contra la investidura presidencial de Enrique Peña Nieto.

La comitiva se reunirá a partir de las 8.00 horas (15.00 horas en la España peninsular) de este domingo frente al centro penitenciaria, al que, al parecer, van a ser trasladadas las mujeres que se encuentran recluidas en el Cereso para ser juzgadas.

En otro acto de protesta durante la jornada del sábado, alrededor de 200 personas han acudido a un concierto que se ha celebrado en el Ángel de la Independencia como parte de las acciones para exigir la libertad de los detenidos, según ha informado el diario mexicano 'La Jornada'.

Al pie del Ángel de la Independencia ha sido colocada una manta con el hastag de Twitter #Todossomospresos, mientras que integrantes del colectivo #Yosoy132 han repudiado toda criminalización de la protesta social.

La Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (Limedh) anunció el jueves que ha presentado ante la Procuraduría General de la República (PGR) una denuncia penal contra los policías federales que dispararon balas de goma contra los manifestantes.

A consecuencia de las mismas, Uriel Sandoval, estudiante universitario de 22 años de edad, recibió el jueves el alta hospitalaria tras perder un ojo y sufrir varias fracturas en un pómulo y en la nariz a causa de las lesiones que le infligieron las fuerzas de seguridad.

Según su versión, una bala de goma lanzada por la Policía le dio en la cara, no obstante, tanto el cuerpo de seguridad como las autoridades capitalinas han asegurado que los agentes antidisturbios no utilizaron balas de goma para disolver la manifestación.

El presidente de la Limedh, Adrián Ramírez, ha subrayado que el Gobierno sabe que las balas de goma pueden llegar a ser mortales, al tiempo que ha recordado la muerte de dos personas a causa del uso de este material durante los disturbios de mayo de 2006 en San Salvador Atenco.

Amnistía Internacional (AI) ha urgido a las autoridades mexicanas a "investigar de forma imparcial y exhaustiva las denuncias y evidencias del uso excesivo de la fuerza contra manifestantes, periodistas y transeúntes durante los disturbios" y a "dar a conocer los resultados".

"Las autoridades tienen la obligación de controlar el orden público y tomar medidas para prevenir, investigar y sancionar a los responsables de los actos de violencia, pero estas medidas tienen que ser proporcionadas y apegadas a los Derechos Humanos", ha dicho en un comunicado.