19 de julio de 2006

México.- El alcalde de México condena las agresiones verbales a Calderón

MEXICO DF, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Alejandro Encinas, condenó hoy las agresiones verbales sufridas por el candidato del Partido de Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, al considerar que no es el camino para dirimir las diferencias surgidas tras lo ajustado en el resultado de las elecciones del 2 de julio.

"Estamos convenidos de que esta lucha debe de darse a través de la razón y de ninguna manera de la violencia, de ningún tipo de violencia, ni verbal ni física, y esos hechos son condenables", afirmó el alcalde de la capital mexicana, perteneciente al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Asimismo, Encinas dio a conocer que desde este martes ha pedido al secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, Joel Ortega, que establezca comunicación con el equipo de campaña del candidato 'panista' para analizar lo referente a la seguridad de Calderón y para presentarle una propuesta.

Aunque no dio a conocer el contenido de esa propuesta, dijo que informarán de las medidas cuando tengan una respuesta del equipo de campaña. "Es preocupante el operativo de seguridad del Estado Mayor Presidencial, porque o no funciona o tiene grandes debilidades, porque evidentemente este asunto pudo evitarse", añadió.

Calderón salió ayer de una reunión con sindicatos, cuando un grupo de simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador, el candidato del Partido de la Revolución Democrática, lo esperaba y comenzaron a golpear su camioneta y a insultarle, sin que ningún agente de seguridad se lo impidiera.

Encinas afirmó que el Gobierno de la ciudad estará atento a este tipo de situaciones y vigilarán para que no se presenten incidentes de esa naturaleza. Agregó que están interesados en identificar a las personas que cometieron la agresión en en el Centro Histórico de la capital y que aplicará la ley sin distingos contra los responsables.

Por último, hizo un llamamiento a los habitantes del DF para que no se crispen los ánimos y se mejoren las relaciones de convivencia, en el reconocimiento de la diversidad y la divergencias. "Esos son los signos de la nueva democracia que estamos viviendo. Respeto y tolerancia a quienes piensen distinto de uno mismo", sentenció.