12 de julio de 2012

México.- Amnistía denuncia la falta de medidas de las autoridades mexicanas para poner fin a la violencia contra mujeres

Asegura que entre 1985 y 2009 fueron asesinadas 34.000 mujeres y que solo en 2010 fueron asesinadas más de 2.400

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha acusado este jueves a las autoridades mexicanas de no tomar medidas adecuadas para poner fin a la violencia y a la discriminación contra las mujeres, así como para entregar a los responsables de los abusos ante la Justicia, y ha denunciado que entre 1985 y 2009 fueron asesinadas en México al menos 34.000 mujeres y que solo en 2010 fueron asesinadas más de 2.400.

La organización de Derechos Humanos ha entregado este mismo jueves un informe al Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer de la ONU, que el próximo 17 de julio evaluará el cumplimiento por parte de México de la Convención para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y que hará públicas sus conclusiones y recomendaciones al término de su periodo de sesiones, el 27 de julio.

"La situación de los derechos de la mujer en México es alarmante", declaró el investigador para México de Amnistía Internacional, Rupert Knox. "En los últimos años hemos presenciado no solo un aumento de los homicidios de mujeres, sino una continua y habitual ausencia de investigaciones efectivas y de justicia", agregó.

"En los últimos años, México ha aprobado varias leyes y creado instituciones destinadas a proteger a la mujer de la discriminación y la violencia", pero "gran parte del problema radica en la no aplicación efectiva de estas leyes y en la debilidad de las instituciones", añadió Rupert Knox.

El informe de Amnistía Internacional detalla algunas de las áreas en las que el Estado mexicano no hace justicia a los derechos de las mujeres, como la discriminación de género, las amenazas y ataques contra mujeres activistas, la violencia que sufren las mujeres inmigrantes y los obstáculos que dificultan el acceso efectivo de la mujer a la salud sexual y reproductiva.

El documento denuncia también que no se han aplicado plenamente dos sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre la violación de dos mujeres indígenas en el estado de Guerrero (sur) y sobre el secuestro y homicidio de mujeres jóvenes en el Campo Algodonero, en Ciudad Juárez (norte).

ASESINATOS

Según un informe publicado por la agencia de Naciones Unidas sobre la Mujer (UNIFEM) y varias organizaciones locales de Derechos Humanos, entre 1985 y 2009 fueron asesinadas en México al menos 34.000 mujeres y solo en 2010 fueron asesinadas 2.418.

En el estado de Chihuahua (norte), donde hubo un gran aumento de los asesinatos, en 2010 una de cada 11 víctimas era mujer, cuando en 2008 era una de cada 14. En Ciudad Juárez fueron asesinadas 320 mujeres en 2010. El número de homicidios disminuyó ligeramente en 2011. En el primer semestre de 2012 hubo más de 130 homicidios de mujeres en el estado de Chihuahua.

Solo en 2009, el Ministerio Público recibió 14.829 denuncias de violación de todo el país, una cifra alarmante teniendo en cuenta que la mayoría de las mujeres no denuncian estos delitos. Según el informe, únicamente se dictaron 2.795 condenas en los tribunales.

INACCIÓN DE LAS AUTORIDADES

La mayoría de los casos no se investiga efectivamente y las medidas que se adoptan para proteger a las sobrevivientes son insuficientes, según Amnistía. En este sentido, según el informe, el caso de San Salvador Atenco (centro-sur, el estado de México) es "emblemático".

Más de 26 mujeres sufrieron agresiones sexuales a manos de la Policía en San Salvador de Atenco después de ser detenidas en manifestaciones en 2006. La denegación del acceso a la justicia tanto por parte de las autoridades del estado como por las federales, a pesar de las investigaciones y recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha hecho que nueve mujeres elevaran sus casos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La información presentada por Amnistía Internacional también detalla el aumento de las amenazas y de las agresiones contra mujeres activistas de Derechos Humanos "que trabajaban para que se hiciera justicia a sus familiares asesinados".

"Las autoridades mexicanas, encabezadas tanto por el gobierno en funciones como por el nuevo gobierno que tomará posesión de su cargo en diciembre, deben actuar para cumplir su compromiso de proteger los derechos de la mujer y poner fin a los abusos y a la impunidad", concluyó Rupert Knox.